¿Casarme yo? ¡Para nada!



Pues sí, así como lo lees . En esta época de menor analfabetismo y de más oportunidades para la mujer de ingresar al trabajo, la población femenina del D.F, y de algunas otras ciudades del país, busca opciones diferentes a la nupcialidad y a la maternidad.

Según estudios realizados por Conapo (Consejo Nacional de la Población) el 40 por ciento de las capitalinas en edades que oscilan entre los 20 y 30 años, permanecen solteras, cuando en la década de los setenta, la edad promedio para la primera unión conyugal era de 18 años.

No obstante, se encontró que las probabilidades de casarse en la adolescencia son casi 10 veces mayores para las jóvenes que no asisten a la escuela, destacando así el peso que tiene la educación para retardar el matrimonio entre las mexicanas.

Y si además de contar con escolaridad de nivel superior, son independientes económicamente y habitan en grandes ciudades, la condición de soltera se amplía, tanto en años como en número de mexicanas.

Add a Comment