¿Cómo controlar las molestias del embarazo?


Durante los meses de gestación algunas mujeres sufren de las clásicas molestias del embarazo, además de todos los cambios hormonales, cardiovasculares, renales, cambios digestivos. Las molestias son más comunes de lo que imaginas.

En alguna mujeres puede aumentar desde los primeros meses el apetito, el incremento de la sed, las naúseas matutinas, la producción excesiva de saliva, la acidez y el reflujo y, la disminución de la motilidad intestinal.

Tener molestias no significa que dejes de comer o que lo hagas en menor cantidad de lo que estás acostumbrada, al contrario, tu aporte de nutrientes debe ser de 300 kcal más al día, lo necesario para que el bebé se desarrolle con total normalidad.

Alimentación equilibrada:

Es fundamental que sigas haciendo una dieta equilibrada que te aporte la cantidad necesaria de energía, de proteínas y de lípidos para que se cubran todas las necesidades de la placenta y el bebé.

Evitar las molestias.

  • Náuseas y vómitos: generalmente se presentan por la mañana, pero pueden aparecer durante las horas de la tarde y en la mayoría de los casos al finalizar el primer trimestre desaparecen.
    Come en pequeñas cantidades y evita las comidas copiosas.
    Haz comidas frecuentes.
    Elige alimentos con hidratos de carbono de fácil digestión como el pan tostado, los cereales del desayuno.
    Evita las grasas.
    Bebe mucho líquido entre comidas, no durante las mismas.
  • Pirosis: comúnmente lo llamamos ardor de estómago y para evitarlo nada mejor que:
    Fraccionar la alimentación.
    No te acuestes ni hagas ejercicio nada más comer.
    Evita los alimentos muy grasos, las bebidas con gas y las especias.
    Espera de 2 a 3 horas antes de irte a dormir.
  • Estreñimiento: sobre todo suele aparecer en los últimos meses de embarazo, lo mejor para evitarlo es:
    Consumir alimentos ricos en fibra como la fruta, la verdura, los cereales integrales, las legumbres.
    Beber mucho líquido
    Realizar ejercicio físico moderado, una buena opción es caminar 30 minutos diarios. Así también facilitarás que el trabajo de parto sea más llevadero.

Add a Comment