¿Qué es la Celulitis?


celulitis.jpg ¿Qué es la celulitis?

La celulitis, padecida por la mayoría de las mujeres, no es otra cosa que una modificación sufrida por el tejido conjuntivo por una acumulación de grasa, líquidos y toxinas.

Para explicarlo sencillamente, la celulitis es la “gordura” que no se puede perder fácilmente. Mientras la gordura normal se puede perder con un régimen común de dieta y ejercicios, la celulitis no, porque no es solo grasa. La Celulitis es un tejido con una consistencia similar a la gelatina que está formado por agua, grasa y residuos atrapados en compartimentos inamovibles debajo de la piel. Estos compartimentos actúan como esponjas que absorben gran cantidad de agua, se hinchan y sobresalen, formando esos bultos tan característicos.

¿Cómo se forma la celulitis?

Todos los músculos del cuerpo se hallan cubiertos por un acolchado formado por tejido conjuntivo y grasa. Este acolchado, que varía en su espesor, es el encargado de darle la suavidad característica a las líneas femeninas.

El tejido conjuntivo está integrado fundamentalmente por una especie de red de sostén en la que se ubican las células adiposas. Circulan constantemente entre ellas los líquidos nutritivos: agua, sangre y linfa. Estos líquidos contienen el oxigeno y las sustancias nutritivas indispensables para la piel y también limpian a los tejidos de toxinas.

La libre afluencia de los líquidos asegura el mecanismo de intercambio entre las células y el medio que las rodea. Cuando el proceso de eliminación de toxinas se hace más lento, algo cambia en las zonas propensas a la celulitis.

El tejido conjuntivo, saturado de agua y toxinas, se espesa, endurece, y se forman los típicos posos y grumos, recordando la superficie de una gruesa cáscara de naranja, esa textura tan característica de la celulitis.

La grasa es diferente en hombres y mujeres.

La mujer tiene diferente tipo y distribución de grasa que el hombre. En los varones, la grasa se encuentra en pequeñas y compactas cámaras distribuidas bastante uniformemente bajo la piel. En la mujer, la distribución celular es mucho más dispersa y tiene una marcada tendencia a acumularse en glúteos y muslos, con pequeñas depresiones que pueden inclusive sentirse rugosas y de textura desigual al tacto.

Factores que determinan su aparición.

La Celulitis, aunque no es un fenómeno exclusivo de la mujer, afecta a ésta principalmente, además, no se manifiesta de la misma manera en todas las personas. Esto deja ver que existen ciertos factores que predisponen a la celulitis:

Hormonales. Una producción hormonal superior a lo normal puede desencadenar o empeorar la celulitis. Estos cambios hormonales se producen en momentos determinados de la vida de la mujer, como pueden ser el embarazo o la pubertad. La ingestión de productos con contenido hormonal, como los estrógenos de las píldoras anticonceptivas, pueden llevar a desencadenarla o empeorarla.

Herencia. Tienen una predisposición natural a padecer esta enfermedad aquellas personas cuyos ascendientes la sufrieron.

Falta de ejercicio. El sedentarismo puede ser una de las causas que la empeoren. El ejercicio, además de eliminar grasa, es una buena manera de activar la circulación y conseguir mejorar el metabolismo de las grasas.

El estrés. La tensión acumulada en el cuerpo puede producir una falta de calidad en la circulación periférica con la consiguiente pérdida de riego sanguíneo que impide la eliminación de los materiales de deshecho.

Alimentación. Una alimentación inadecuada, demasiado rica en calorías, conlleva la aparición de la obesidad, con la consiguiente acumulación de tejido adiposo que favorece el empeoramiento de la celulitis, Cabe resaltar, sin embargo, que obesidad no es lo mismo que celulitis. Incluso mujeres muy delgadas pueden presentar esta enfermedad. Existe una relación bastante directa entre el consumo de sal y la celulitis. La sal ayuda a cuerpo a retener líquidos, por lo tanto una dieta baja en sodio y con abundante ingestión de agua facilita la eliminación de los nódulos celulíticos.

One Response

Add a Comment