5 Reflexiones para una boda feliz


boda.jpgLas bodas siempre son un gran acotnecimiento y a pesar de ser los que se casan, la novia parece ser la principal protagonista. Casi todo lo que identifica ese día tan especial, se hace pensando en ella: el anillo, el vestido, la ceremonia y la recepción … pero ¿qué piensan los novios? ¿cómo se sienten durante los preparativos de la boda?.

Al organizar la boda, debes tener claro qué es lo escencial y qué es lo superficial. No debes olvidar la importancia que tienen los valores implícitos en el matrimonio, éste es un compromiso que se fundamenta en el amor, el respeto, la tolerancia y la comunicación.

5 conflictos a evitar

1. La boda ¿es de la suegra?

Si tu mamá asume la boda como si fuera de ella y quier ser la coordinadora plenipotenciaria, estás en probemas. Ella debe auxiliar y sugerir, sin ordenar y querer hacer su voluntad. No permitas que le falte al respeto a tu novio, porque en poco tiempo tú puedes estar en medio de una batalla de afectos: los de hija y los de esposa.

2. Cuando el dinero nos alcance

Como todo evento especial, una boda requiere de una planeación que implica:
- Saber que es lo que se quiere.
- Una organización que indique qué es necesario para lograrlo.
- Un presupuesto que marque la diferencia entre lo que se quiere hacer y cuánto se tiene realmente para cubrir los gastos.

Una vez más, la comunicación es muy importante, ya que sí la pareja no organiza un presupuesto de los gastos de la boda, cómo se van a poner de acuerdo con el presupueto para administrar su hogar.

3. Prohibido al paso … novios en pugna

Son mcuhos los trámites y preparativos de tan importante acontecimiento y a medida que el nerviosismo aumenta, los pleitos no se hacen esperar. No es frecuente pero llega a suceder que algunos novios, incapaces de manejar situaciones conflictivas, rompen definitivamente. La vanidad es como un ave con alas doradas que lleva el sentido de realidad, hace que la gente pierda la perspectiva de las cosas y se vaya a vivir a “Fantasilandia”. Sé realista y planea tu boda “Aquí y Ahora”.

4. ¿Convivencia ó Conveniencia?

Los invitados que no tienen relación afectiva con los novios asisten a la boda como si fueran a un espectáculo, pero no debe verse así, la boda es una ceremonia en la que dos personas que se aman, prometen compartir su vida.

Deben hacerse dos listas de invitados. No la clásica lista de la novia y del novio, sino la lista del corazón y de la cabeza. La lista del corazón debe incluir a todas la personas con quienes existen lazos afectivos. La lista de la cabeza son las personas que conviene invitar, porque hay algún tipo de interés de por medio, ya sea profesional, social o económico.

La pregunta clave para los novios es:
¿quieren estar acompañados de la gente que los quiere o de la gente que les conviene? No importa cuál sea tu respuesta, siemprey cuando sea igual a la de tu novio, porque si hay diferencias en esto, las habrá en otras cosas más importantes.

5. La luna de miel ¿por amor o por imagen?

Existe una diferencia fundamental entre ir de luna de miel y hacer un viaje. Un viaje implica convertirse en un turista para conocer nuevos lugares, y francamente para eso se tiene toda la vida, pero una luna de miel es otra cosa. Se trata de algo simbólico que representa el inicio de una nueva vida y no se tiene que confundir con el turismo. Sería difícil imaginar a unos recién casados que se tienen que ajustar a los horarios fijos de un viaje con un itinerario predeterminado, sin espacio para la intimidad y la espontaneidad.

Acerca de Chatyss Prado

Alegre, soñadora, trabajadora y muy agradable, bloggera de corazón, amante de la moda, maquillaje y de muchos tips de belleza.

Opina

*