¿A tu niño le duelen las piernas o los brazos?


Si tu hijo se queja de molestias en los brazos y piernas, pide cita con el pediatra para que le realice una exploración y descarte cualquier otro posible motivo de su dolencia.

Y si te dice que le encuentra perfectamente (es lo más seguro), tal vez te aconseje darle un analgésico suave, como el paracetamol, cuando se presenten estos episodios. Además de este medicamento existen otras formas naturales, también rápidas y eficaces, de relajar las extremidades y calmar el dolor.

  • Báñale con agua tibia y cuando le seques, aprovecha para practicarle un masaje en los brazos y en las piernas. Así, además de aliviarle, le relajarás y podrá volver a dormirse de nuevo.
  • Aplícale calor local en la zona dolorida, con una manta eléctrica (en el nivel más suave, para no quemarle) o con un paño calentado en el radiador (comprueba que no está demasiado caliente).
  • Estírale la pierna (o el brazo) que le duele y mantenla así 15 segundos. Repite el movimiento cuatro o cinco veces, hasta que deje de tenerla tensa.
  • Como medida preventiva, dile a tu hijo que realice ejercicios de estiramiento antes de hacer ejercicio e incrementa en su dieta los alimentos ricos en vitaminas C (naranjas, patatas, brécol…) y D (pescado, leche, yema de huevo…). Así, pronto olvidaréis estas molestias.

Add a Comment