Acaba con las impurezas a profundidad.


Una piel sana necesita eliminar las células muertas sobre la superficie de la piel, a este proceso se le llama exfoliación y se produce en forma espontánea, cada tres semanas.

Sin embargo, se ha comprobado que con la contaminación el asunto se demora cada vez más. Imagínate, las partículas del smog se fijan en la piel formando una capa nociva de suciedad que evita que las células muertas se desprendan, lo que produce una piel seca, opaca y sin vida.

Para reactivar este proceso fueron creadas las mascarillas, su labor consiste en realizar un suave peelingafina el grano de la epidermis que y se deshace efectivamente de las células muertas, pero pueden ser algo agresivos para aquellos cutis demasiado sensibles o secos.

Como cada mascarilla contiene diferentes ingredientes, es importante emplear los que sean más adecuados a tu tipo de piel. La única regla común en todas es que se deben aplicar una vez por semana, o dos si se trata de una piel con tendencia grasa.

Add a Comment