Adios a los brazos de gelatina.


brazos

Si eres de las que cada vez que saluda de lejos, se muere de la pena, por aquello de que la piel de los brazos se te mueve como gelatina, tranquila. Aquí te damos la solución para corregir los indeseables brazos mejor conocidos como “alas de vampiro”. Sólo sigue esta sencilla rutina:

  • Apoya ambos brazos en una pared (o de un punto fijo donde puedas detenerte bien, como en el juego de la foto), a la altura de tus hombros.
  • Inclina tu cuerpo y acércate hasta que tu pecho se encuentre a unos 20 cm de distancia del punto de apoyo, luego aléjate, como si estuvieras haciendo lagartijas.
  • Repite este ejercicio 20 veces todos los días y en poco tiempo verás los resultados.

Add a Comment