Aguas termales para tu piel


Nuestro organismo necesita agua en cualquier época del año, en verano esta necesidad se hace más importante, de ahí la importancia de beber agua en abundancia para evitar la deshidratación.

Y de la misma manera que damos de beber al organismo para evitar los efectos nocivos de la deshidratación, deberíamos incluir en nuestra rutina diaria de belleza las aguas termales para cuidar y proteger la delicada piel del rostro.

Basta pulverizar sobre la cara limpia, antes de aplicar tu crema cotidiana, esperar unos minutos y secar mediante ligeros toques con un tejido suave para que la piel se refresque e hidrate.

Gracias a estas cualidades el agua termal, que normalmente se comercializa en spray o vaporizador, tiene importantes y beneficiosos efectos sobre la piel:

  • Además de suavizar y refrescar la piel, es muy recomendable, por ejemplo, tras la depilación o la aplicación de algún tratamiento estético por sus propiedades calmantes. Un aspecto que agradecerán muy especialmente las pieles sensibles.
  • Protege las células de la piel de los radicales libres (ocasionados por el estrés, la contaminación, los rayos ultravioleta del sol, los cambios bruscos de temperatura…) y, por tanto, del envejecimiento cutáneo.
  • Tras su vaporización, facilita un perfecto desmaquillado.
  • También puede ayudarte a fijar el maquillaje, si vaporizas una suave bruma a cierta distancia del rostro y la dejas secar.
  • Descongestiona el rostro y refuerza la protección natural de la piel.
  • El agua termal alivia también las rojeces, irritaciones y picores de la piel.

Add a Comment