Avena, aliada de la piel seca y apagada


La avena es un cereal conocido desde la Antigüedad y está muy extendido en zonas templadas de Europa y América del Norte. Básicamente, se cultiva para uso alimentario ya que tiene grandes propiedades nutritivas. Sin embargo, como presenta unas cualidades dermocosméticas muy importantes, se ha convertido en uno de los principales activos de muchos de los productos de cosmética actuales. En concreto, su rasgo más distintivo es la cualidad de retener la humedad en la piel, por lo que es ideal para las pieles secas.

PARA TODA LA FAMILIA

En efecto, cada vez son más los cosméticos que contienen avena, ya que pueden utilizarse sobre todas las pieles (exceptuando las alérgicas a ella), incluso las de los más pequeños de la casa. Así, resulta aconsejable que la usen personas con dermatitis atópica y los bebés. Esto se debe a que produce una acción hidratante y emoliente sobre la piel, ya que calma las irritaciones cutáneas, tanto de origen alérgico como de otra causa, así como el prurito.
Es su composición la que permite darle una utilización cosmética tan beneficiosa:

• Las partículas de la avena absorben la suciedad y los residuos celulares respetando y cuidando la estructura cutánea.

• Debido al fósforo que contiene, disminuye la dureza del agua, lo que se traduce en una acción suavizante y relajante.

• Al estar compuesta de lípidos y sustancias absorbentes de agua, evita la deshidratación de la piel y mantiene una barrera protectora frente a las agresiones externas.

• Las proteínas que contiene contribuyen a mantener el pH de la piel en 5,5.

DOS TIPOS DE AVENA

Los laboratorios dermatológicos suelen utilizar dos tipos de avena: la coloidal, a base de harina con oligoelementos y vitaminas, muy eficaces para las pieles secas y ásperas; y la avena rehalba, seleccionada por sus propiedades antiirritantes y emolientes. Por estos motivos se ha convertido en aliada de la salud y belleza de la piel.

UNO DE LOS ALIMENTOS MÁS SALUDABLES

La avena es un cereal rico en proteínas vegetales, grasas insaturadas y vitaminas del grupo B. La mejor forma de aprovechar sus virtudes nutritivas es tomarla en forma de copos. Además de ser aliada de nuestra belleza, es aconsejable incluirla en la dieta diaria por sus beneficios:

-Es tonificante y equilibrante del sistema nervioso, por lo que su consumo es adecuado en caso de nerviosismo, fatiga o astenia, insomnio, depresión y estrés. Esto se debe a su contenido de almidón, ácidos grasos esencíales (linoleico), lecitina, fósforo, vitamina B1 y avenina.

-Es muy digestiva: por su aporte de mucílagos que suavizan la mucosa del tracto gastrointestinal Y su alta digestibilidad, ayuda a regular la función intestinal y protege frente al cáncer de colon.

-Para la diabetes: por su riqueza en fibra contribuye a mantener el nivel de azúcar.

Anticolesterol: su contenido de grasas insaturadas, avenasterol, fibra y lecitina ayuda a reducir el colesterol en sangre. Hay que tener en cuenta, eso sí, que las personas con intolerancia al gluten (celiaquía) no la pueden tomar a pesar de su bajo contenido en esta sustancia.

Add a Comment