Beneficios de dormir la siesta


dormir.jpg Diversos estudios demuestran sus beneficios en la salud y en el aprendizaje

Tomar una siesta tras la comida es muy beneficioso para la salud y mejora el rendimiento por las tardes.

Descansar un rato después de comer es una costumbre antigua muy sana que aporta enormes beneficios a nuestro organismo. Por esta razón, qué mejor que aprovechar las vacaciones de verano para adquirir este hábito tan saludable y no dejar de practicarlo el resto del año.

Dos milenios después, la “hora sexta” (‘hora de la siesta’) de los romanos podría volver a ponerse de moda gracias a la ciencia. Según los resultados de diversas investigaciones, por ejemplo una publicada en la revista estadounidense Archives of Internal Medicine, la costumbre de echarse la siesta después de comer reduce la mortalidad coronaria en un tercio. Los resultados de esta investigación están avalados por otro estudio realizado por científicos griegos en el que se constata que la siesta puede ayudar a combatir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Otros beneficios que aporta la siesta son:
– Mejora la salud en general y la circulación sanguínea.
– Previene el agobio, la presión y el estrés.
– Favorece la memoria y los mecanismos de aprendizaje.
– Mejora el rendimiento por las tardes.

Unos pocos minutos bastan
La siesta más recomendable es la que oscila entre los 10 minutos y la hora. Dormir más tiempo del aconsejado puede trastocar el reloj biológico natural y causar insomnio por la noche, además de alterar de forma negativa el estado de ánimo y el rendimiento.

Tomar la siesta después de comer es una costumbre más que saludable, tanto es así que varias empresas en todo el mundo están permitiendo a sus trabajadores breves descansos a medio día. Empresas como Nike o Yarde Metals se han tomado tan en serio estos estudios científicos que han creado los nap lounges (‘salones de siesta’) para sus empleados. Otros países como Alemania, Francia o Japón han continuado con esta iniciativa con el fin de mejorar la productividad y, por lo tanto, los resultados de la tarde.

La necesidad de una buena siesta ha llevado a que países como Hungría se lanzen a la calle a recoger firmas para proponer un referéndum para que el Parlamento apruebe una ley que introduzca y legalice la siesta en este país.

3 Comments

Add a Comment