Beneficios de la fresa


fresas.jpg La fresa es una de las frutas más apetecibles cuyas posibilidades culinarias, nutricionales y terapéuticas junto a su llamativo aspecto y delicioso sabor la convierten para muchos en la reina de las frutas.

1. Un falso fruto

La Primavera es la temporada en que las fresas inundan nuestros mercados. Su característico color y su agradable sabor las convierte en una de las frutas más apetecibles sea cual sea la forma de tomarlas.

Las fresas, en realidad, son un falso fruto del fresal (Fragaria vesca L), típico de zonas húmedas y climas templados. Los verdaderos frutos son esos “granitos” que vemos sobre su superficie, llamados aquenios.

Existen muchas variedades de fresas, aunque las más comunes son la fresa europea, más pequeña y delicada, de sabor más dulce, y la fresa americana o fresón de mayor tamaño y resistente, aunque menos dulce y sabrosa.

Si bien son conocidas sus numerosas virtudes culinarias, sobre todo en repostería, no menos importantes son sus cualidades nutritivas y terapéuticas que las convierten en un remedio muy empleado en medicina natural.

De cualquier manera, bien solas o acompañadas, las fresas resultan un alimento muy aconsejable en la dieta de niños, personas diabéticas, enfermos de corazón…

2. ¿Cuáles son sus propiedades nutricionales?

Las fresas apenas aportan calorías (30 kcal/100 g), por lo que resultan muy recomendables para personas con regímenes alimenticios bajos en calorías.

Son una excelente fuente de vitaminas antioxidantes, vitamina C, betacarotenos y vitamina E, que nos protegen de la acción de los radicales libres implicados en el envejecimiento celular, cáncer y otras enfermedades como la aterosclerosis.

Contienen agua en elevada cantidad, hidratos de carbono en proporción moderada, calcio, hierro y potasio y cantidades mínimas de proteínas, grasas. Así mismo son una buena fuente de fibra alimentaria.

En su composición están presentes una serie de sustancias no nutricionales que, sin embargo, realizan interesantes y saludables acciones sobre el organismo.

Su color es debido a la presencia de unos pigmentos vegetales llamados antocianos que también son responsables de sus propiedades antioxidantes. Al mismo tiempo son diversos los ácidos orgánicos que contiene como ácido salicílico y oxálico.

3. ¿Cuáles son sus propiedades terapéuticas?

– Son laxantes, debido a su contenido en fibra soluble con lo cual facilitan el tránsito intestinal y están especialmente indicadas en casos de estreñimiento.

– Regulan la función hepática, ayudan a limpiar y depurar nuestro organismo de la acción de las toxinas acumuladas y están aconsejadas en caso de hepatitis.

– Ayudan a normalizar una presión arterial alta por su bajo contenido en sodio y grasa. Además, su elevado contenido en fibra alimentaria impide el depósito de colesterol en las paredes de las arterias, lo que unido a la acción de los antioxidantes, hace que disminuya el riesgo de aterosclerosis.

– Son diuréticas, aumentan la producción de orina y facilitan la eliminación de ácido úrico al alcalinizar la orina, por lo que resultan muy eficaces en casos de artritis y gota.

4. Conviene saber…

– En personas predispuestas pueden aparecer reacciones alérgicas debido a su elevado contenido en ácido salicílico. En la mayoría de los casos, este tipo de alergia se manifiesta con picor y urticaria. Así, las personas alérgicas a la aspirina suelen serlo a las fresas y viceversa.

– Además, las personas predispuestas a la formación de cálculos renales de oxalato deben evitar su consumo excesivo.

33 Comments

Add a Comment