Besos que enferman.



Todos conocemos los beneficios que otorgan los besos en una escala física y emocional; sin embargo, un beso apasionado también puede afectar la salud.

Y es que la saliva puede transmitir virus y bacterias, que generaría enfermedades como la gripe, herpes, varicela, sarampión, escarlatina, hepatitis tipo B y paperas, entre otras.

La mononucleosis es una enfermedad que se puede transmitir por bacterias y microbios bucales, afecta a personas de entre 15 y 25 años, que es el periodo de vida en que más se besa y se tiene mayor contacto con la saliva de otros muchos.

La mononucleosis se contagia a través del virus Epstein Barr y se presenta en forma de gripe, fiebre alta, dolor de cabeza y muscular.

Entre los síntomas se encuentran la falta de apetito, sueño, ascos, vómito, dolor de estómago, erupciones en la piel, manchas oscuras en el paladar e incluso crecimiento del hígado. Si se complica puede ocasionar inflamación del cerebro, obstrucciones de nariz y garganta o incluso convulsiones.

Por ello, especialistas recomiendan mantener una higiene bucal, además de conservar una única pareja estable, evitar el contacto con personas enfermas y evitar los besos profundos.

Add a Comment