Bigote ó Barba


tom-selleck.jpg ¿Bigote, barba o candado?

Aquellos que disfrutan de la bondad de que les crezca suficiente vello en la cara como para elegir, deben tener en cuenta algunos aspectos.

El vello masculino en la cara es un símbolo indudable de masculinidad. Eso sí, como todo, va evolucionando con el tiempo y la moda va imponiendo estilos. Todos recordaremos lo que impuso Don Johnson con su incipiente barba de varios días sin rasurar. Que uno pensaba que para lograr que se mantuviera así tenían que filmar la serie dos días sí y dos no, por lo menos.

Pues el Johnson impuso la moda y, como por arte de magia, la barba al descuido dejó de parecer falta de trato para pasar a ser sexy. Canciones como la de Alejandra Guzmán y su “esa barba que raspaba como lija”, pues acentuaron el dejo varonil al roce apretado contra un rostro cortante (la verdad sea dicha, cortante sí que es, aunque en un arrebato pasional una no lo note, y al día siguiente tenga un rash terrible).

Luego vinieron los candados o chivas, o perillas como les dicen en algunas latitudes. La moda llegó a finales de los noventa, y los que la pudieron llevar disfrutaron de buenos logros de conquista.

La barba completa, tan usada en otros tiempos, está casi reservada a los intelectuales o artistas. Sin embargo, muchas mujeres deliran por un barbudo que la exhiba cuidada y que le quede bien, claro. Sirve para tapar una mandíbula excesiva, y en muchos casos favorece a aquellos que lucen demasiado jóvenes. Lo que sí es que, cada vez más, va siendo mal vista en los trabajos formales y, dicen los que la llevan, que es tremendo trabajo mantenerla bonita.

Las barbas tipo “Amish” o “Quakero”, esas que van sin bigote, sí que no abundan por estas tierras tropicales. Alguno muy intelectual pues la usa y, según cómo, le puede quedar bien, aunque siempre lucirá un poco extraño.

En resumen: barba bien cuidada y candado, Sí; bigotes solos, No.

Via Diario Libre

Add a Comment