Bioestimulación



De lo más nuevo en el país es esta técnica que incluso se está realizando en instituciones públicas, consiste en crear un suero formado con sangre propia que se regresa a la piel y que estimula directamente las células del rostro, rejuveneciéndolas.

Se extrae del cuerpo una pequeña dosis de sangre para ser procesada y crear una sustancia rica en nutrientes para que las células logren reactivar las funciones naturales de la epidermis.

Ya que se tiene el suero, se vuelve a infiltrar en el rostro, en los lugares donde el especialista lo considere necesario; los resultados son una mejora en la calidad de epidermis, proporcionándole mayor firmeza, al lograrse la estimulación del colágeno, la elastina y el ácido hialurónico.

La mejora es paulatina, por lo que la paciente luce natural todo el tiempo, sólo como si su piel se hubiese revitalizado y se va mejorando día tras día.

El tratamiento se mantiene entre 6 y 12 meses dependiendo de la edad de la persona; entre más joven se es, mayor duración tiene el proceso sobre la piel.

Una de sus grandes ventajas es que no produce alergia, ya que viene de la propia paciente, sólo está contraindicado en tiempo de embarazo, lactancia y si no se goza de una buena coagulación.

Add a Comment