Blanquea tu sonrisa.


Unos dientes blancos no sólo son síntoma de belleza, también de salud, y mantenerlos así no es tan difícil como piensas. Toma en cuenta estos tips:

  • Agrega a un vaso de agua una pizca de bicarbonato de sodio y cepíllate los dientes una vez a la semana con esta mezcla.
  • También puedes exprimir medio limón en un vasito de agua tibia y cepillarte los dientes con esto una vez al día; o frota tus dientes dos veces al día con la parte blanca de una cáscara de limón.
  • Otro truco natural es masticar sábila. Sólo extrae el gel que está en el interior de las hojas, lavando la parte amarillenta que hay debajo de la piel verde.
  • La pulpa de fresa también te puede ayudar a blanquear. Aplasta la fruta con un tenedor hasta formar una pasta con ella; coloca una pequeña cantidad sobre el cepillo y pásalo por los dientes como en tu cepillado habitual.

Tips extra…

  • No olvides lavar tus dientes después de cada comida.
  • Recuerda que el tabaco, el café, el té, el alcohol y las bebidas azucaradas oscurecen los dientes, así que evítalos.
  • Utiliza una pasta de dientes blanqueadora en todos tus cepillados, pero que sea suave con tus encías y tu esmalte.

Add a Comment