Castaño de indias para las várices


Ser mujer es maravilloso, pero frecuentemente nos vemos afectadas por ciertos padecimientos más que los hombres: 7 de cada 10 pacientes con várices, por ejemplo, son del sexo femenino, y es que este molesto síntoma es causado por factores hereditarios, obesidad y sedentarismo, pero también por los embarazos.

Cuando las várices alcanzan un segundo grado, las venas ya son visibles y la inflamación es muy aparente. Los síntomas como cansancio, taiga, pesadez en las piernas y calambres se incrementan y las sensaciones anormales se intensifican. Las várices de tercer grado, por su lado, presentan úlceras varicosas de difícil cicatrización.

Para evitar todos estos casos, existe en el mercado un tratamiento de cápsulas y gel que disminuye los síntomas y molestias. Está elaborado con base en un extracto estandarizado de castaño de indias. La sustancia activa, HCE50, constituye uno de los mejores remedios para tonificar las arterias y los capilares. Sus componentes tienen la capacidad de evitar la formación de edemas (hinchazón) y aumentar la resistencia de los vasos sanguíneos. El gel crea un efecto antiinflamatorio y un aumento del tono venoso, produciendo un alivio a los síntomas.

El tratamiento evita la destrucción de las células que forman los vasos sanguíneos, ayudando así a mantener saludable la estructura de las venas. Esto disminuye la apariencia abultada e impide la hinchazón, además de que incrementa la resistencia de la pared venosa y reduce la viscosidad sanguínea en un 5%, ayudando al restablecimiento de la circulación.

32 Comments

Add a Comment