Circulación en las piernas


Cuidar la salud de las piernas es escencial para evitar los molestos síntomas de las várices. Un tratamiento a base de castañas de indias es la solución ideal porque actúa desde el interior para brindarte binestar y alivio.

Ser mujer es maravilloso, pero frecuentemente nos vemos afectadas por ciertos padecimientos más que los hombres. Por ejemplo, 7 de cada 10 pacientes con várices son del sexo femenino. Y es que este molesto síntoma es causado por factores hereditarios, obesidad y sedentarismo, pero también por factores como los embarazos. Las manifestaciones más comunes incluyen la presencia en la piel de venas en forma de arañitas y venas varicosas, mejor conocidas como várices. Sus síntomas se manifiestan en dolor, ardor, comezón, pesadez, calambres y fatiga muscular.

Por eso, si quieres prevenir estos malestares, evita el uso de zapatos muy altos o demasiado planos; tampoco permanezcas mucho tiempo en la misma posición y eleva las piernas al mediodía durante media hora. Si lo que buscas es combatir el problema de forma profesional, existen en el mercado tratamientos de cápsulas y gel, elaborados con base en un extracto estandarizado de castaño de indias, muy útiles para combatir los molestos síntomas.

La sustancia activa del castaño de indias, HCE50, constituye uno de los mejores remedios para tonificar las arterias y los vasos capilares. Sus componentes tienen la capacidad de evitar la formación de edemas (hinchazón) y aumentar la resistencia de los vasos sanguíneos. La presentación en cápsulas y gel crea un efecto antiinflamatorio y un aumento del tono venoso, produciendo un alivio a los síntomas y promoviendo la salud de las piernas.

Un tratamiento de este tipo evita la destrucción de las células que forman los vasos sanguíneos, ayudando así a mantener saludable la estructura de las venas y permitiéndote realizar tus actividades libremente y sin malestares.

3 Comments

Add a Comment