Clases de spinning un reto a la resistencia


Al subirte a la bici siempre te esperará algo de aventura y de reto físico. No importa que estés én un salón, porque una buena clase de spinning es todo un viaje por colinas, valles y rutas a ritmo de música llena de energía.

Aunque el nombre más preciso es ciclismo indoors, es muy común generalizar el de “spinning“, la marca registrada de la rutina y la bici desarrolladas por un tri atleta norteamericano que inventó este método de entrenamiento.

El equipo cuenta con diferentes niveles de resistencia, los cuales irás ajustando durante la clase de acuerdo a las instrucciones del entrenador y tu propia condición. Durante una sesión se realizan intervalos de fuerza (trabajas glúteos, cuadríceps y pantorrilla), sprints y acondicionamiento cardiovascular.

LAS PRIMERAS VECES

Tienes que llevar tenis, ropa cómoda y ajustada, agua o alguna bebida isotónica y una toalla, pues vas a sudar en serio. No te sientas mal si no trabajas en la resistencia máxima desde el primer día. Es mucho más importante mantener una buena postura y el ritmo del pedaleo. Hay tres posiciones básicas: sentada, con el cuerpo hacia delante o con las pompas levantadas del asiento. En esta última hay que mantener el cóccix arriba y la espalda derecha. Contrae tu abdomen en todo momento. Mantén los hombros relajados y no apoyes todo tu peso en los brazos. El tronco tiene que estar activo, para cargar su peso. Es clave que calientes y estires bien.

Si sientes que el esfuerzo pasa de tu músculo a tu articulación debes reducirla resistencia y bajar paulatinamente tu cadencia hasta sentir alivio.

El spinning es la clase de gimnasio más popular. Es un excelente complemento para los tri atletas y ciclistas de montaña y ruta.

Nota: La única contraindicación es tener problemas cardiacos

One Response

Add a Comment