Claves para vestir a tu niño según la época del año


bebe

Seguro que más de una vez te has hecho esta pregunta antes de salir a la calle a dar un paseo con tu hijo. Te damos unas sencillas pautas para que tu bebé siempre esté vestido de forma confortable y sin agobios.

Los especialistas insisten en que conviene pasear a los niños a diario, porque respirar aire puro fortalece su organismo, les abre el apetito, les ayuda a dormir.

Como son muchas las dudas que te puedes plantear al elegir la ropa para pasear a tu bebé, toma nota:

  • A lo largo del invierno. Sácale de paseo entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, que suelen ser las horas más templadas. Vístele con ropa de abrigo, pero piensa que con el buzo y la burbuja del cochecito también le aíslas del frío y que tampoco vais a pasar mucho tiempo en la calle, así que modérate, porque si se pone a sudar es muy probable que el sudor se le quede frío y entonces se constipará.

    No te olvides del gorro y las manoplas, porque los bebés pierden la mayor parte del calor por las partes extremas de su cuerpo. Sin duda, evitar sus sofocones y tiritonas te resultará más fácil una vez que tu hijo cumpla el año y medio, ya que esta es la edad en la que el sistema de termorregulación corporal madura.

  • Si todavía hace mucho calor. Salir antes de las 12 del mediodía, ya que aún no habrá empezado a apretar el sol, o por la tarde a partir de las 7, cuando comienza a bajar la temperatura. Coge la sombrilla, ponle crema protectora y ve por la sombra. Vístele con prendas que no le den calor y lleva una toquilla por si entráis en sitios con aire acondicionado.
    Recuerda que no debes detenerte a pleno sol mientras le paseas; el calor se concentra en el cochecito y el niño puede ponerse malo. Tampoco se te ocurra dejarle dentro del automóvil mientras tú vas a hacer un recado. Puede darle un golpe de calor.

Tejidos adecuados

La ropa de tu bebé debe resultar segura y cómoda para él y ser práctica para ti. Pero ¿qué tejidos son los más adecuados?

  • Fibras naturales. El tejido que toca directamente la piel del bebé debe estar compuesto de fibras naturales (algodón, hilo, lino…). ¿El motivo? Las fibras artificiales dificultan la transpiración, favorecen las irritaciones y pueden darle alergia.
  • Algodón, lana… Antes de comprar ropa para tu hijo, lee la etiqueta. Entre las fibras naturales el algodón es el rey, ya que puede usarse tanto en invierno como en verano. La lana es un tejido natural pero pica mucho, por lo que solo deben contenerla las prendas que no están en contacto directo con la piel. Elige para tu hijo las lanas que no sueltan pelusilla, para evitar así que pueda acumularla en las manos y llevársela a la boca.
  • Forro polar. Existen forros polares específicos para bebés que abrigan mucho, no son voluminosos, no pesan, son suaves al tacto y permiten la transpiración. Su elevado contenido en algodón evita la electricidad estática, tan común en estas prendas.

Add a Comment