Cocina segura para los niños.


Una zona peligrosa en la casa es la cocina, pero hoy en día existen todo tipo de artefactos para que la cocina no sea un peligro para nuestro retoño.

En primer lugar, debes instalar puertas protectoras que se puedan cerrar bien para mantener al bebé fuera de las zonas peligrosas.

Asegúrate de que la puerta protectora no tenga forma de “V” lo suficientemente amplia como para que tu bebé meta la cabeza. Este tipo de puertas de seguridad también facilitan una vía de escape en caso de incendio.

Coloca en la cocina también cerraduras de seguridad en puertas y alacenas que impidan que tu niño acceda a elementos punzocortantes, medicamentos, productos de limpieza, etc.

Para evitar lesiones y golpes, no olvides colocar protecciones de bordes, no sólo en la cocina sino en toda la casa. En la estufa pon también protectores de perillas para que el bebé no pueda moverlas.

Mantén los alimentos y bebidas calientes fuera de su alcance, así como la plancha y los cordones eléctricos. Ten siempre el número del médico o del servicio de urgencias y envenenamientos pegado en tu refrigerador.

Add a Comment