¿Cómo elegir el corrector adecuado?


El corrector es uno de los productos estrella del neceser de cualquier maquillador y, seguro, que de muchas mujeres, ya que es un aliado para corregir pequeñas imperfecciones.

Hay dos formatos de correctores, en crema o en lápiz, que son más secos. Para disimular rojeces, ojeras y manchas de la piel se deben emplear correctores cremosos y, dependiendo de la dificultad, más o menos untuosos.

Para granitos y cicatrices, son mejores los lápices. Un caso especial es cuando una cicatriz es muy pronunciada; para disimularla podemos “rellenar” los espacios empleando una espátula y correctores en crema.

Las cremas son más suaves que los lápices, que son más contundentes. Si queremos tapar un grano muy evidente, primero aplicaremos un poco de corrector en crema para cubrir el color, lo dejaremos secar y si vemos que el granito no acepta el corrector en crema, aplicaremos mejor uno con lápiz que es más seco.

One Response

Add a Comment