Como elegir el tono para pintar tu casa


El color incita, comunica emociones y cambia el estado de ánimo. Cuántas veces te ha pasado que te vistes con algún color que te hace ver súper bien o llegas a un sitio en el que no te sientes nada a gusto. La reacción hacia ciertos tonos puede atribuirse a experiencias pasadas, nos recuerdan a personas o eventos específicos y asociamos algunos colores con aromas y sabores de nuestra infancia o a bagaje cultural, relacionado con la religión y el simbolismo mítico de nuestra cultura. Otras vienen de respuestas que compartimos con algunos primates, como reaccionar ante animales venenosos, ante el peligro del fuego o al reconocer los frutos rojos (es decir los listos para comer).

Se han realizado estudios en los que se comprueba una reacción corporal a las diferentes longitudes de onda de los colores, como disminución del pulso y la frecuencia cardiaca ante ciertos matices de azul. Los minutos parecen ir más lento en un cuarto rojo y más rápido en uno azul o verde.

¿El color te proporciona frío o calor?

En un estudio realizado por el mercadólogo Louis Cheskin en la década de los 50, se utilizaron dos habitaciones exactamente a la misma temperatura, una se pintó de azul claro (una tonalidad fría) y la otra de durazno (un color cálido). Las personas que estaban en el cuarto azul lo percibían 5 grados más frío que las del cuarto durazno.

En los años ochenta se hizo un experimento en la marina de Estados Unidos en el que se utilizó el color rosa (parecido al rosa chicle) para reducir el comportamiento agresivo. Se han hecho pruebas en hospitales y prisiones, y los resultados son los mismos. Los jóvenes se calman, dejan de golpear y gritar y finalmente se duermen después de 10 minutos. Hay equipos de futbol americano que pintan los vestidores del equipo visitante en este color para debilitarlos.

El color rojo tiene un efecto directo en la glándula pituitaria, envía un químico que libera la hormona epinefrina, lo que provoca respirar más rápido, aumenta la presion sanguínea, el pulso, el flujo de adrenalina y la sudoración. Recientes estudios de la universidad de Rochester (2007) demostraron una significativa disminución en la capacidad de respuesta y desempeño en exámenes cuando a los estudiantes se les presentaba el color rojo.

Según la terapia del color, así se relacionan los tonos con cada Chakra.

Violeta -corona

Índigo- frontal

Azul- garganta

Verde -corazón

Amarillo – plexo solar o umbilical

Narjanja – Sacro

Rojo – base o raíz

¿Entonces que color utilizo?

Con la infinidad de tonos que existen a nuestro alrededor tenemos el poder de animar, atraer, energizar, convencer, agradar, deprimir o relajar. Para utilizar correctamente el poder del color es importante saber que la percepción del mismo es subjetiva, un amarillo se puede percibir distinto, dependiendo de la luz, pero sobre todo de los matices que lo rodean. Y como nunca
percibimos un color aislado, tenemos que tomar en cuenta todo el contexto del mobiliario, las telas y los accesorios, cuando vas a pintar un cuarto.

Antes de pintar un espacio, pregúntate para qué lo vas a utilizar y cómo te quieres sentir en él. Luego haz una prueba del tono que elegiste pintando un área de por lo menos 50 cm cuadrados.

De que color pintar la recámara

Para un cuarto en el que vas a dormir necesitas matices que tranquilicen, casi todos los azules nos hacen sentir calma, posiblemente por la asociación que hacemos con el cielo o el mar, sin embargo, es demasiado frío para un dormitorio (el espacio se vería más grande). Lo apropiado para un cuarto es el lavanda, que comparte las características relajantes del azul pero con la calidez del rojo en su composición. Como tiene un poco de blanco es más suave que otros tonos más saturados de morado; combinado con variedades de gris y de blanco da un aire acogedor y sofisticado. Gracias al color lavanda te despertarás no solamente bien descansada sino llena de energía.

La Cocina

Se considera el corazón de una casa, hay que utIlizar colores cálidos, tonos tierra que se relacionan siempre al hogar, con los que casi podamos oler especias, canela y chocolate. Como es un espacio con mucha actividad, es adecuado darle cierto contraste con anaranjados o rojos que estimulan el apetito, pero poco saturados como el rojo quemado o terracota.

El baño

Un santuario donde nos recargamos de energía mientras nos preparamos para empezar el día, hay que crear armonías para dar un ambiente de paz y tranquilidad. El verde agua y el azul turquesa son ideales ya que están juntos uno al lado del otro en el círculo cromático. En presencia del azul el cerebro envía señales químicas a nuestro cuerpo que funcionan como tranquilizantes.

 

One Response

Add a Comment