¿Cómo evitar la deshidratación de tu bebé?


Con la llegada del verano, y la consiguiente subida de las temperaturas, los bebés se ven especialmente expuestos a sufrir golpes de calor y deshidratación. Debemos de estar especialmente pendientes con el fin de que nuestro bebé permanezca bien hidratado en todo momento.

  • Las madres que opten por la lactancia materna deberán ofrecer a sus bebés el pecho a demanda en momentos de calor extremo.
  • Se recomienda reforzar el aporte de líquidos con biberones de agua mineral, aunque no hay que obligarles a ingerir líquidos.
  • Vigilar las señales que pueden indicar la deshidratación del bebé: ausencia de lágrimas; sequedad en piel, boca y lengua; disminución en la secreción de orina o deposiciones menos blandas.
  • Es importante mantener hidratada la piel del bebé para evitar una mayor pérdida de agua, debido a que su función barrera no está aún madura.
  • Los lactantes son propensos a sufrir golpes de calor, por lo que además de asegurar la ingesta de líquidos necesaria, es importante evitar la exposición prolongada al sol, las horas centrales del día.
  • Es importante no someterlo a cambios bruscos de temperatura ni ofrecerles líquidos fríos.

Add a Comment