Como preparar tu piel para el maquillaje


Las bases de maquillaje de hoy son como la ropa, vienen en muchas tonalidade texturas. Si tienes imperfecciones, una tez opaca o quieres un cutis de porcelan las nuevas tecnologías usadas en su elaboración pueden hacer mucho por ti.

Reglas básicas para aplicar la base de tu maquillaje

1. Es importante preparar el rostro antes de aplicar la base. Primero límpialo con una crema desmaquillante o gel, después utiliza tónico -ya sea hidratante o equilibrante- y por último, hidrata.

2. ¿Cómo elegirla? La base no debe “hacerte otra cara”, ni mucho menos cambiar tu tono natural de piel. Elige una que se funda perfecto con tu cutis, como si no existiera. Si quieres esconder imperfecciones, para eso hay trucos. No la pruebes sobre tu muñeca o antebrazo, porque el color de la piel en esos lugares no es similar a tu tono real de cutis, hazlo en la zona del cuello.

3. Si no te gusta usar base porque tienes un cutis perfecto o te sientes rara, aplícala en tres puntos, sólo para resaltar tus facciones: debajo de los ojos -para ocultar ojeras o zonas rojas- en el puente de la nariz -para dar realce y luz- y en el mentón -para tener el mejor de los perfiles-. La base debe ser lo más cercana posible a tu tono original de piel.

4. Hasta ahora, no hay maquillador que no ame aplicarla con los dedos. Es una técnica que todos recomiendan porque el calor de la yemas de los dedos la calienta previamente, haciendo que se absorba y fije mejor en la piel.

5. ¿Hasta dónde debe llegar? La base deberá cubrir todo tu rostro con naturalidad y terminar justo debajo del hueso de la mandíbula. No la extiendas hacia el cuello porque corres el riesgo de manchar tu ropa y, además, verte poco natural.

maquillaje2.jpg

One Response

Add a Comment