Como salir bien en las fotos de tu boda.


novia

Un disparo, otro disparo, otro, y otro más. Aunque no seas una supermodelo, el día de la boda tienes que estar preparada para enfrentarte una y otra vez al flash del fotógrafo como si fueses una celebrity más. Desde la entrada en la Iglesia, hasta el book de los novios recién casados, las fotos con la familia y los invitados, el banquete o el baile, el fotógrafo nupcial se convierte en un autentico papparazzi con el que hay que saber lidiar a fin de salir lo más guapas posible en todas y cada una de las fotos.

El maquillaje, el vestido, contar con el servicio de un buen profesional de la fotografía y, desde luego, el aura de felicidad de tu rostro, garantizan un buen resultado, aunque nunca está de más contar con algunos trucos y tips para salir espectacular en todas y cada una de las tomas.

  • Lo primero: siempre que puedas, procura salir ligeramente de lado en lugar de mirar completamente de frente a la cámara. Unos pocos grados de diferencia harán que en las fotos tu silueta parezca mucho más fina y estilizada. La posición de la cabeza también es importante: para afinar los rasgos y evitar una mala foto que más tarde será desechada, inclina ligeramente hacia abajo la barbilla, para que la toma no te coja en contrapicado.
  • Cuenta con la complicidad de tus damas de honor, y hazles cargo de un pequeño set de maquillaje que puedas tener cerca cuando llegue el momento de posar ante la cámara. Lo más importante: las toallitas matificantes, especialmente si te casas en pleno verano, que absorben el sudor y la grasa del cutis deshaciéndose de los antiestéticos brillos, los polvos sueltos, y una barra de labios del mismo tono que la de tu maquillador. O, si lo prefieres, sustituye la barra de labios por un gloss con un ligero toque de color. Tu boca parecerá mucho más jugosa, y tu sonrisa, más natural.
  • Sonreír disparo tras disparo no es tan sencillo como parece. Los músculos de la cara se tensan, y aunque realmente sea el día mas feliz de tu vida, es muy posible que a media sesión tu sonrisa parezca ‘congelada’ y carente de naturalidad. Para evitarlo, haz una pequeña pausa de vez en cuando, habla, mueve los carrillos y la mandíbula, y vuelve a sonreír.
  • A pesar de las indicaciones del fotógrafo, no hay nada como conocerse a una misma para saber si ésta o aquella posición te favorece más. Unos días antes de la boda, practica en casa en un espejo de cuerpo entero.
  • Ten cuidado con los brazos: estira la espalda hasta ponerla bien recta, y procura mantenerlos relajados (no te tenses aunque tengas que estar cargando con el ramo de novia todo el día), y ligeramente separados del cuerpo. Sostén las flores a una altura no demasiado elevada, para que no tapen el vestido, e inclínalas un poco hacia delante, para que la cámara recoja bien los colores.

Add a Comment