¿Cómo se trata la piel sensible ?


Calmar, mimar, proteger y salvaguardar son las principales funciones que deben tener los tener los tratamientos para piel sensible.
Sigue estos consejos para tratar adecuadamente el cuidado de la piel sensible.

  • Una limpieza no agresiva. Es vital elegir productos que respeten el equilibrio natural de la piel, sin alterarla y eliminado todo rastro de suciedad y de maquillaje de forma suave. La exfoliación debe hacerse una vez por semana como máximo, siempre y cuando sea con delicadeza.
  • Medio ambiente adecuado. Conviene evitar los cambios de temperatura bruscos (que irritan los capilares), así como los ambientes muy secos, que roban una preciosa humedad a la piel. Las comidas muy picantes, el alcohol y el tabaco sólo contribuyen a aumentar aún más la sensibilidad cutánea, por lo que deben evitarse.
  • Tratamientos específicos. Las cremas con ácidos frutales (AHA’s), retinol o cualquier otro tipo de sustancia exfoliante resultan contraproducentes en los cutis sensibles, y pueden derivar en molestias, irritación e incluso cuperosis. Deben usarse cremas hipoalergénicas específicas para este tipo de piel, que ayudan a reconstituir el manto hidrolipídico y a calmar las rojeces.
  • Cuidado con la medicina estética. Existen excelentes tratamientos antiedad que, siendo muy recomendables para ciertas pieles fotoenvejecidas, pueden irritar y dañar los cutis sensibles en exceso, ya que pueden resultar demasiado agresivos. Las pieles frágiles deben optar por técnicas no agresivas para que no sea peor el remedio que la enfermedad.

Add a Comment