¿Cuál es la manera más fácil de saber sobre el placer de una mujer?


Preguntando por sus deseos sexuales, probando caricias, explorando su cuerpo sin dejar ninguna zona de lado, jugando con ella a dar y recibir placer y observando como responde su cuerpo a tus caricias. Esta es la forma más directa de disfrutar del sexo con una mujer.

¿Cómo se comporta un buen amante? Hablan con sus parejas, no dan nada sexualmente por supuesto y mucho menos intentan forzar a su pareja para que haga algo que no desea. Conclusión: por mucho que se atraigan y se gusten sexualmente tu pareja y tú, no des nada por supuesto y ten presente que comunicarse es indispensable para gozar sexualmente con tu pareja.

Tener curiosidad sexual, gozar al explorar el cuerpo de nuestro amante y capacidad de percibir sus gestos de placer y las indicaciones de sus deseos, son imprescindibles para el clímax sexual de tu pareja y para tu satisfacción como amante. Dar placer y recibirlo, sin imponernos metas, sólo abandonarnos a las caricias que damos y recibimos. Ese es el mejor intercambio sexual en pareja.

Todo el cuerpo de la mujer es erógeno y es importante que te comuniques con tu pareja para aprender de su placer y de sus caricias preferidas. Hay algunas claves importantes en el placer femenino comunes a casi todas las mujeres.

  • En primer lugar, no te precipites en tus caricias y no te dirijas directamente a sus genitales. Prueba a dar un masaje erótico por todo el cuerpo de tu pareja, acaricia, lame, besa, chupa y pellizca su piel. El sexo se cuece a fuego lento. Pregunta qué es lo que más le gusta de todo lo que haces
  • Cuando acaricies sus genitales, asegúrate que están bien lubricados. Nada más incómodo para una mujer que no sentirse bien húmeda para que las caricias sean placenteras. Utiliza un buen lubricante para estimular los genitales, de esta forma las caricias se vuelven más agradables y placenteras
  • Estimula su clítoris. ¡Esta es una de nuestras zonas claves! La mayoría de las mujeres suele tener sus orgasmos a través de la estimulación del clítoris. Intenta ser delicado en tus caricias y prueba distintas formas de estimularlo, siempre observando aquello que más agrade a tu pareja. Ve poco a poco, ya que el clítoris es muy sensible y puede irritarse fácilmente..
  • Prueba a explorar manualmente su vagina, especialmente la zona que se encuentra más próxima a la entrada ( la zona G). Es la más sensible y es muy placentero estimularla con los dedos o con tu pene. Si quieres puedes utilizar juguetes sexuales específicos para estimular esta zona tan sensible.

Add a Comment