Cuando la libido baja en la pareja


Cuando la libido comienza a bajar en la pareja es importante revisar las causas, que en su mayoría tienen que ver con nuestro entorno más que con un problema biológico. Aquí te decimos cómo identificarlas y cómo actuar.

QUÉ ES LA LIBIDO

La sexualidad es uno de los complementos de la libido, que es la energía de vida que nos permite emocionarnos, buscar metas y conedarnos de una manera intensa con las personas y con nosotros mismos, es el resultado de procesos mentales más respuestas emocionales, se podría decir que es el premio a una vida sana y equilibrada. Mucha gente utiliza la sexualidad como un mecanismo de control, de poder, de agresión o de venganza, pero pocas la ven como el premio a la culminación de un buen día con la pareja.

NO TIENE EDAD

Contrario a lo que se piensa, la libido no tiene edad, no es como el crecimiento que aumenta y luego decrece, lo que sucede es que con el paso de los años la usamos de manera diferente, aunque ésta se mantiene siempre igual. Cuando somos niños la usamos para unas cosas y cuando viene la adolescencia, con el despertar de la sexualidad, la incluimos dentro de la libido. El sexo y la sexualidad son conceptos diferentes, ya que ésta última se refiere a la capacidad de seducir, de ser aceptado, de pertenecer a un grupo, de resultar agradable para los demás, es una energía que se encuentra dentro de nosotros.

CONEXIÓN SEXO-LIBIDO

Tradicionalmente, se le identifica a la libido con el sexo y sí, tiene mucho que ver, porque es la expresión más clara de la sexualidad; sin embargo, la libido no se da por decreto, es decir, no es algo que llegue por el simple hecho de decirle a la pareja y que ésta la desarrolle, tampoco se genera por el hecho de tener una relación. La libido va apareciendo conforme el trato y la confianza, por eso cuando se rompen los procesos naturales, en otras palabras, cuando incluimos al sexo antes que a la amistad, se transforma en abstinencia o en un objeto de agresión. La libido es una combinación de energías del hombreyla mujer, por eso cuando un hombre o una mujer la pierden, tendríamos que pensar que los dos están pasando por una situación que los ha llevado a perderla. Para que la libido se desarrolle debe haber un lugar en donde se deposite y ese lugar debe contar con ciertas características para saberlo recibir.

TRASTORNOS Y MITOS

Como la libido es un proceso emocional, aquí interviene el organismo. Cuando hay una libido biológicamente inhibida puede ser por un problema de eyaculación precoz de origen orgánico, a una impotencia causada por problemas hormonales, o por las drogas o el alcohol. Mucha gente piensa que la cocaína produce una sexualidad más intensa, esto es un mito, la realidad es que con esta droga los hombres dejan de producir testosterona, se adormece el pene y por eso duran tanto, pero al momento de la eyaculación no hay placer.

CUANDO LA LIBIDO SE VA

Esta circunstancia habla de que algo está pasando en el organismo y en el entorno, por eso lo primero que habría que entender es lo que lo está provocando, si es por un mecanismo biológico o por alguna situación en la vida, como generalmente sucede, y que se da como resultado de una relación confusa, tensa o donde ya no existe confianza. También es ocasionada en aquellas personas que ante el miedo a no ser aceptadas ponen a la sexualidad como una forma de evitar el rechazo, el estrés es otro elemento que inhibe esta energía sexual, así como la rutina, los cambios biológicos y por la deshonestidad cuando hay una infidelidad.

CÓMO ENFRENTARLO

Para que la libido exista tiene que manejarse en un terreno de total libertad, la noticia es que se puede recuperar. El primer paso es abrir las cosas y no ocultarlo. Como es un área muy sensible, hay que manejarse con mucho cuidado al momento de plantearle a la pareja el problema, por eso el lenguaje debe apuntar hacia los hechos y no hacia la persona.

ENCONTRARSE DE NUEVO

Todo cambio en la libido lleva una reacción emocional que es la que importa, el punto no es hacer el amor, sino lo que estamos sintiendo que esa es la verdadera llamada de atención, de otra manera sólo nos quedaremos en el mero acto sexual. Si después de todo esto, el sexo produce inseguridad o impotencia, hay que buscar un consejero sexual o un terapeuta de pareja.

Add a Comment