Cuando si dar permiso a tus hijos


Casi todo el año, pero en especial en vacaciones, las mamás solemos escuchar de nuestros hijos frases como: ¿Por qué a ellos sí y a mí no?, ¡A todos mis amigos les dan permiso menos a mí!, ¿Por qué son tan cuadrados? o ¡Sólo esta vez!

Vivímos una época en la cual se dice que somos los padres quienes obedecemos a nuestros hijos y no víceversa. Sin embargo, los hijos necesitan ser orientados, guiados y corregidos, además necesitan, ante todo, que los padres ejerzamos autoridad con amor, sabiduría y firmeza, para asegurar su bienestar y desarrollo integral.


¿Cómo hacerlo? si está comprobado que los temas de mayor discusión entre padres e hijos no son sobre estudios, política o dinero, sino sobre los tan famosos y recurrentes permisos. Lo primero es tomar en cuenta que estos no son un medio de prohibición, sino uno para potenciar la libertad de los hijos y deben orientarse en desarrollar la autonomía, el autocontrol y la responsabilidad.

Aprende a dar permisos a tus hijos

Es por ello que no se trata de dar o no permisos por el hecho de ejercer autoridad, sino para ayudarlos a crecer y convertirse en adultos maduros.

Criterios

Capacidad: que la acción que se le permita al hijo pueda realizarse de manera libre y adecuada, y él sea capaz de asumir las consecuencias.

Seguridad y crecimiento personal: que no se ponga en riesgo su bienestar físico, intelectual, emocional, psicológico o moral, ni el de los demás.

Respeto: que la acción no atente de manera directa o indirecta contra sí mismo o contra los demás.

Convivencia: aquello que se le permita no afecte la armonía familiar, social y laboral, entre otros.

¿Cómo deben ser los permisos?

Personalizados. De acuerdo con la edad de tu hijo, a su personalidad, circunstancias y a su capacidad de responder de manera autónoma. Si lo hace adecuadamente, los permisos se darán.

Paulatinos y progresivos. Ir poco a poco y comenzar por los que pueda responder con mayor facilidad, ayudándole así a ejercitar su responsabilidad y libertad.

Piensa en su futuro. Considera las implicaciones que pueda tener después.

Realista. Equilibrar la confianza en tu hijo y sus verdaderas capacidades. Se sugiere conocer a los amigos y sus familias para entender mejor su realidad.

Educativos. Deben fomentar la autonomía, así como la responsabilidad y el auto control.

Firmes y flexibles. Firme con las normas que prohíben una acción negativa y flexible en las que no representan un daño.

Deliberados. Deben ser fruto de la reflexión y del análisis de los padres. Recuerda el sabio consejo: “elige tus batallas, no discutas por todo”.

Frente en común. Los padres deben preestablecer, juntos, las reglas que los hijos deben respetar.

Claros. Trasmitir a los hijos con claridad lo que se espera de ellos y qué ocurriría si no lo cumplieran.

Coherencia y consistencia. Actuar canforme a lo que se exige. Cuando se niega un permiso hay que cumplirlo ya que la incoherencia devalúa la autoridad y afecta el desarrollo moral del hijo.

¿Y tu como decides si o no darle permiso a tus hijos?

Imagen: stealsanddealsforkids.com

Add a Comment