Cuida tus manos como se merecen


mano.jpg

Cuando pensamos en los elementos externos que pueden perjudicar nuestras manos, enseguida acuden a nuestra mente en frío o los rayos UV del sol, por loque nuestros cuidados se limitan aluso de guantes en invierno y, ocasionalmente, de una crema hidratante. Sin embargo, existen otros agentes además de los físicos relacionados con el clima, como el químicos, tan comunes con el agua, el detergente y otras sustancias presentes en los productos de limpieza.

La capa exterior de nuestra piel, que nos sirve de protección, resulta más afectada, por lo que es recomendable cuidar la piel de tus manos utilizando jabones no alcalinos, neutros o con un pH cercano a nuestra piel y con ingredientes que eviten la irritación con el aloe, la avena o la glicerina. También es recomendable no exponer nuestras manos al agua muy caliente, ya que esto también afecta nuestra piel.

crema.jpg Las consecuencias de no cuidar tus manos
Factores físicos o químicos, todos estos factores externos son responsables del 80% del deterioro de la piel de esta zona tan frágil y delicada como son las manos, llegando a provocar:

Flacidez y pérdida progresiva de elasticidad
Aspereza
Aparición de manchas
Irritación y enrojecimiento

Por eso es muy importante el uso de productos específicos, entre los que no puede faltar una hidratación continua.

La fórmula Ideal para cuidar las manos

Una buena crema hidratante de manos debería proporcionar una barrera impermeable que actúe como un guante invisible frente a los agentes externos nocivos, hidratar en profundidad y contener sustancias que equilibren la pérdida de lípidos (en época de frío, especialmente, al sudar menos y tener la piel más reseca, por el viento y el frío, ésta se halla más desprotegida). Pero sobre todo, para que sea efectiva, debería usarse a diario, durante todo el año e, incluso, reutilizarla varias veces al día, cada vez que sintamos nuestra piel seca. Sólo de esta forma conseguiremos prevenir su deterioro.

Manchas y envejecimiento cutáneo de la piel de manos

Al márgen de la flacidez y las arrugas, el problema más frecuente es la aparición de manchas. Éstas pueden aparecer por alteraciones hormonales propias de la edad; pero, sobre todo, la principal amenaza procede del sol (fotoenvejecimiento). La pigmentación natural de la piel es una barrera protectora natural frente a la radiación ultravioleta, presentando las mujeres con fototipos más oscuros una resitencia más alta que las que se corresponderían a la categoría de fototipos claros. Según los especialistas, cuanto más blanca es la piel, la aparición de manchas oscuras es más intensa o precoz.

El láser ¿la mejor solución?

Con el láser adecuado se puede eliminar las manchas no deseadas de forma segura. En la mayoría de los casos, sólo es necesaria una sesión.

Trucos para la piel maltratada

Las cremas para manos muy maltratadas las puedes utilizar también en codos, rodillas y talones.

Add a Comment