Cuidado con los antojos.


antojos

Si esa lonjita debajo de tu blusa no desaparece, lo más probable es que las botanitas y los pastelitos que se te antojan tengan la culpa, checa esto

Un antojo es ese gusto (casi siempre engordador) que te das en determinado momento, pero que muchas veces ni al caso con que tengas hambre, sino que le entras sólo porque estás nerviosa, estresada o ansiosa por algo. Si éste es tu caso, pon en práctica lo siguiente:


  • El factor distracción: La clave para cuando estás de neuras es pensar en otra cosa que no sea comida, por ejemplo, llama a tu novio por teléfono o juega cartas con tu hermana hasta que se te olvide la tentación.
  • Cinco al día: Haz cinco comidas diarias: un buen desayuno, fruta o yogurt como almuerzo, una comida balanceada, una fruta o verduras ralladas a media tarde y una cena ligera.
  • Crea tus propias reglas: Si tienes antojo de algo que está fuera de tu plan alimenticio, ponte reglas que lo nivelen, por ejemplo: “Sólo comeré un chocolate después de caminar media hora” o “Si me compro un helado, haré 15 minutos más de bicicleta”.
  • A la mano: Es mejor que tengas a la mano una fruta, y no una bolsota de galletas que sólo te engordan, así que ¡aleja las tentaciones!
  • SOS: Pídele a tus amigas –y a tu familia– que te ayuden a evitar la comida chatarra o que, por lo menos, no la coman frente a ti.

Add a Comment