Cuidado de tus pies


Cuidar los pies es básico para el buen funcionamiento del cuerpo en general, una anomalía en ellos puede ocasionar desde problemas co la postura hasta males de salud. • Callos: se pueden formar desde muy temprana edad debido al roce constante con el zapato mal seleccionado, cuando se han formado requieren productos específicos para su eliminación, por lo que hay que asistir a un podólogo.

Juanetes: es una deformación del hueso que se encuentra junto al pulgar, ocasionado en su gran mayoría por el uso de calzado estrecho y puntiagudo, tan sólo en México 88% de las mujeres utilizan este tipo de zapatos, el 55% de ellas tienen juanetes. Sólo se recomienda operar los juanetes dolorosos, los que no tienen este malestar se tratan con cambio de tipo de zapato.

Sudoración excesiva: se ocasiona por varias circunstancias, entre ellas el uso de calzado sintético. Existen anti-transpirantes que disminuyen este problema, pero lo ideal es la infiltración en la zona de botox, que frena en forma inmediata el exceso de sudor por un periodo prolongado de entre 4 y 6 meses, dependiendo de cada persona, al término del mismo hay que volver a inyectar para mantener los pies secos.

Grietas: pocas personas saben que están relacionadas con el calzado que no está reforzado en el talón y que ocasiona que la epidermis de esa zona sufra un mayor desgaste. Lo recomendable es una crema rica en emolientes que se aplica durante la noche, se protege con una bolsa de plástico y encima de ella se coloca un calcetín para dormir.

Uñas encarnadas: son de los malestares más dolorosos que puedé haber en el pie, e incluso ocasionan una mala pisada; se debe recurrir a los primeros síntomas al podólogo, pero cuando el caso ya es intenso, hay que asistir con el traumatólogo, para que se elimine la uña de raíz y se logre un crecimiento sano de nueva cuenta.

Hongos: se pueden adquirir al caminar descalzo, en los gimnasios ( en los baños. Requieren de atención especializada. El pie de atleta es una micosis (especie de hongo) que ocasiona que la piel de los dedos se descame, se presenten zonas irritadas y la necesidad de rascar la región.

Add a Comment