Cuidados de la piel de 30 a 44 años


Ahora suele ser el momento de arrepentimiento. Los efectos se perciben ahora en forma de las primeras manchas, un cutis que parece más apagado y flacidez que se manifiesta en una piel con falta de tono.

Para evitar que vaya a más, hace falta tomar el sol con mucha, mucha cabeza, no sólo usando protectores adecuados, sino también usando sombreros y camisetas, manteniéndose a la sombra y evitando las horas de máxima intensidad solar.

Ahora más que nunca es un momento excelente para sacar el máximo provecho a los autobronceadores, que dan ese tono dorado sin sacrificar la piel.

  • Todos los días. Conviene comenzar a usar protección solar a diario, no sólo cuando se toma el sol, especialmente si se pasa mucho tiempo al aire libre. Para ello son excelentes las cremas de tratamiento con filtro.

  • Después del sol. No hay que olvidarse de los productos after sun, que ayudan a la piel a recuperar el nivel de hidratación perdido durante la exposición solar.
  • Ojo con las zonas sensibles. No conviene usar menos de un índice 12 en ningún momento, cuidando especialmente las zonas más sensibles como el rostro, escote y pecho. No faltan solares que además contienen activos reafirmantes y/o drenantes, que ayudan a mejorar la silueta.

Add a Comment