Cuidados para tener un rostro renovado


Con unas sencillas acciones, comenzarás el año con un rostro renovado. El inicio de un año siempre inspira, sigue estos consejos de expertos para darle tu mejor cara a un nuevo ciclo.

Para empezar, el tip de siempre: consigue un buen bloqueador solar. Ya conoces los nefastos efectos de la radiación ultravioleta sobre tu rostro: manchas, envejecimiento prematuro, pecas, piel seca y aspecto irregular. Pídele consejo a tu dermatólogo para que te apliques el más adecuado a tu tipo de piel y actividades. Y no dejes de usar gafas de sol, sombreros o gorras y manga larga si tienes actividades outdoors por tiempo prolongado.


Hay personas que sufren de acné a pesar de que ya pasaron la edad en la que normalmente se manifiestan. Si este es tu caso, consulta con un dermatólogo para que te ayude a solucionar el problema. Pero una regla básica antes: ¡Mantén las manos lejos de estos brotes!

Las lesiones de acné, espinillas y barros, no deben de exprimirse porque puedes causarte cicatrices y/o manchas y dejar huellas permanentes en la piel. Y luego necesitarás un tratamiento para desvanecerlas y eliminarlas.

Otra buena razón para mantener las manos lejos de la cara, es porque en ellas habitan microorganismos bacterias y hongos y hasta virus que potencialmente pueden originar infecciones superficiales de la piel.

El gran consejo de muchos expertos de belleza es desmaquillarte antes de dormir. Aunque haya productos de belleza que te digan que puedes dormirte maquillada. Esto sería lo mismo que dormirte sin lavarte los dientes.

Lavarse la cara y desmaquillarse antes de dormir es parte de una rutina básica de higiene. La piel que permanece con maquillaje, tiende a presentar brotes de acné. Así que lávala dos veces al día, por la mañana y por la noche. Pero no más: si realizas más enjuagues, se genera hiperseborrea o exceso de secreción sebácea facial. O por el contrario, si utilizas un limpiador muy agresivo se presentará sequedad y esta incómoda sensación de tirantez que la acompaña.

También es recomendable realizar una exfoliación facial una vez por semana si tu piel es normal o cada tercer día si la piel tiene problemas de grasa o acné. Aplica productos especializados con gránulos exfoliantes o pequeñas partículas de polietileno, que encontrarás en forma de crema o gel.

Salir a la calle sin crema es tan radical como salir sin ropa. La importancia de utilizar un producto humectante va por el lado de la salud: la falta de humectación tiene un efecto negativo sobre la piel porque genera resequedad y se pierde la barrera cutánea que protege contra hongos, virus y bacterias.

Así la piel es más propensa a infecciones porque es similar a un papel arrugado con poros. Y por supuesto, a la vista una cara sin agua, es un rostro avejentado y sin vida.

CUIDADO CON LA RECETA CASERA

Siempre consulta con un especialistas si presentas problemas de la piel: el dermatólogo es el único indicado para asesorarte de manera correcta en la búsqueda de soluciones a trastornos cutáneos. Aplica esta medida desde los más simples hasta problemas mayores como infecciones o alergias. Esta recomendación obedece a que los productos clínicamente probados, pasan por un control de calidad que reduce la posibilidad de estar contaminados, mal formulados o causar alergias.

Los remedios caseros son muchas veces armas de doble filo. Por ejemplo, en el caso de la sábila, está comprobado que desinflama, pero en algunas casos puede causar dermatitis. Si no sabes tu nivel de sensibilidad, ni te arriesgues.

Por último, no olvides que parte importante para tener tu cutis impecable es también tener una alimentación balanceada.

Add a Comment