Cuidados para tu cuerpo desde adentro


MUY INTEGRAL

Elige cereales integrales. Los carbohidratos pueden ser “amigos de tu pancita” siempre y cuando sean de este tipo. Puedes incluir cuatro porciones al día. Esto significa que no necesitas ser “carbofóbico”. Cuando se trata de quemar la grasita de esta zona, sólo nos alejamos de los cereales refinados (pastas, arroz blanco, pan blanco, etc.) ya que estos sí favorecen la inflamadón del vientre.

HIDRATACiÓN INTELIGENTE

Si no tomas suficiente agua, los desechos se mueven lentamente a través del intestino. Esto causa estreñimiento y probablemente te sientas y veas inflamada. Así que esta es una buena razón para que tomes ocho vasos de agua al día, ya sea de jamaica o limón, té o infusiones sin azúcar. Evita los refrescos aunque sean de dieta pues favorecen la hinchazón.

SATISFECHA

Incluye en tu dieta nueces o almendras y una taza de frijoles de olla o lentejas cocinados sin grasas. Te mantendrán satisfecha por su gran cantidad de proteínas y fibra. Algunos estudios han encontrado que al incluir estos alimentos en nuestra dieta habitual podemos quemar un poco de la grasita abdominal y además nos ayuda a disminuir el ansiedad que generan los azúcares.

CONSIENTE LA ZONA

Aunque aún no esta comprobado el efecto de las cremas sobre los músculos o la grasa, puedes buscar una crema – como las que tienen cafeína – para ayudar a reafirmar y suavizar la piel de tu vientre. Al darte masaje diariamente en la zona enfocas la mente en tu gran meta.

MEJORA TU POSTURA

Cuando estás jorobada haces que se vea esa desagradable pancita. Antes de vestirte, ponte de perfil enfrente de un espejo y revisa que tus hombros, cadera, rodillas y tobillos estén alineados. Una vez que domines esta postura, trata de mantenerla en cinco actividades diferentes, por ejemplo, mientras te lavas los dientes, las manos o en la fila del banco. A la larga, fortaleces los músculos del abs.

EN INVIERNO INCLUYE VITAMINA C

Te ayudará a mantener un sistema inmune fuerte y tus vías respiratorias. Ingiere de modo habitual cítricos, pimientos, zarzamoras, guayabas, papaya y alimentos ricos en vitamina C. Solo necesitas 60 mg al día. De pasada debes saber que existen estudios donde asocian un bajo consumo de vitamina C con mayores medidas de dntura.

Add a Comment