Dale color a tus mejillas.



Se dice que la forma más sencilla de quitarle años al rostro es un toque de rubor. Claro tiene que ser un sutil y ligero toque de frescor que le da un aspecto suavemente arrebolado al rostro.

  • Los colores más favorecedores son aquellos que asemejan el tono natural de la tez tras hacer ejercicio. Éstos suelen ser suaves rosados y melocotones, más que los terracotas.
  • Es importantísimo aplicar el rubor con una buena brocha, grande y, a ser posible, redonda, para obtener un efecto natural.
  • Empape la brocha de rubor y retire el exceso bien con un pequeño golpecito en el dorso de la mano o soplando sobre ella. Conviene no aplicar nunca demasiado color de una sola vez, pues el exceso es muy difícil de retirar.
  • Los rubores en crema o en gel son una solución perfecta para conseguir un resultado natural, ya que se extienden con mucha facilidad y quedan muy translúcidos.
  • El rubor debe aplicarse en lo más alto de los pómulos, con un gesto circular y ascendente. Para encontrar el punto justo de aplicación, sonría ampliamente: ésa es la parte donde se extiende el producto, y desde allí, suavemente hacia las sienes.

Add a Comment