Dejar la piel hidratada


hidratar la piel

Tras la ducha, no dejes la piel al descubierto. Es preciso reponer el filme hidrolipídico que la protege del exterior, la plastifica y le aporta elasticidad.

Recurre a una hidratante para el cuerpo o un aceite. Con la piel limpia y exfoliada, notarás sus efectos de inmediato, no en vano se encuentra sin células muertas que dificulten la penetración de los principios activos.

Aprovecha para trabajar la celulitis con un producto específico o un aceite de baño. Puedes rentabilizar la operación realizando movimientos básicos de masaje.

Ten en cuenta que el masaje no solo hace penetrar los productos, también mejora la circulación, combate el estrés, relaja los músculos y estimula el sistema linfático.

Debe ser constante y uniforme, más vigoroso en la musculatura y más suave en las zonas óseas. Como origina ondas de relajación que se propagan por todo el cuerpo, hay que concentrarse en la operación.

Trabaja las zonas tensionadas que se detectan por la rigidez o la presencia de pequeño bultos bajo la piel. Para no hacer lo que no debes, realiza deslizamientos rotativos y ascendentes con las palmas de las manos.

Add a Comment