Desaparece la molesta pancita.


¿Tienes pancita? con una rutina de ejercicios que solo te tomará 10 minutos, lograras en pocas semanas ver los resultados. Es 100% recomendable lleves una alimentación saludable y equilibrada, para que puedas ver estos resultados.

  • Quema esa pancita. La forma más sencilla de eliminar la grasa del estómago es con abdominales. Acostada sobre el piso, dobla las piernas y con las manos en la cabeza, pero sin sostenerla ni lastimarte la espalda, levanta el torso ligeramente. No es necesario llegar a sentarte, el esfuerzo lo notas en el vientre. Luego sube las piernas y trata de alcanzar los pies, puedes alternar con una y otra pierna. Repite 10 veces con cada pierna.
  • Afina la cintura. Sostén una liga especial de ejercicio con los dos brazos en alto y con firmeza inclina tu cuerpo hacia uno y otro lado. Lo importante es tensar el cuerpo y soltarlo una y otra vez. Sentirás que se estira la lonjita de la cintura. Piensa que en cada estiramiento acabas con esa grasita que brota del pantalón. Repite 10 veces de cada lado.
  • Endurece el abdomen. Haz unas lagartijas. Acostada boca abajo, sostén tu peso sobre las manos o los codos y las puntas de los pies. Sube y baja lentamente sin que tu vientre toque el piso. Repite 10 veces. Después deja caer lentamente tu cuerpo, levanta la cabeza y los pies, y trata de sostenerte en esa posición por lo menos 5 segundos mientras levantas también los brazos estirados hacia atrás. Repite 10 veces.
  • Reafirma todo el cuerpo. Este ejercicio le da firmeza a todo tu cuerpo. De pie, con las rodillas flexionadas y los pies separados, aprieta con fuerza todo tu cuerpo. Mantén esa postura por varios segundos. Estira hacia adelante un brazo y jálalo una hacia ti con el puño cerrado. Lo importante es no soltar el vientre, sino mantenerlo apretado para lograr el efecto deseado. Repite 10 veces.
  • Perfecciona tu postura. Cuando no se hacen correctamente los abdominales sobre el piso, la espalda puede doler. Para aliviarla ponte de pie, estira los brazos hacia adelante, con las rodillas flexionadas y los pies separados trata de poner tu espalda en diagonal inclinada hacia adelante, pero lo más recta posible. Esa posición te ofrece descanso y te permite corregir malas posturas. Repite 10 veces.

Add a Comment