Desmaquillate antes de dormir


Al terminar tus actividades del día es indispensable que lleves a cabo un ritual de limpieza para mantener la belleza de tu piel. Solamente un rostro que ha sido desmaquillado y liberado de las impurezas del día puede beneficiarse de los privilegios de un tratamiento adecuado que asegure su juventud.

Es normal que termines cansada después de un día pesado en la oficina o la escuela, pero es vital que no dejes de limpiar tu rostro dos veces al día, esté maquillado o no, ya que el medio ambiente y los cosméticos pueden crear efectos negativos en tu piel.

La contaminación, el polvo, el humo del tabaco, la grasa, el sudor, los restos de crema y maquillaje tapan los poros de la piel, volviéndola opaca.

Sigue un ritual de limpieza

Por la noche debes limpiar tu rostro para eliminar toda la suciedad que se ha acumulado a lo largo del día. Acuéstate con la cara lavada y humectada con un producto que elimine las impurezas y refresque tu piel.

Al despertar elimina los restos de la crema nocturna y el sudor y comienza el día con un rostro luminoso, listo para ser maquillado. Para que los principios activos de productos como el serum, la crema hidratante o nutritiva y los protectores solares sean efectivos y penetren en la piel, deben aplicarse después de limpiar perfectamente tu cara.

Elige el producto adecuado

Dependiendo de tu tipo de cutis, debes elegir la crema desmaquillante y humectante para llevar a cabo un ritual adecuado de limpieza.

El cutis graso: Se caracteriza por el exceso de brillo y poros dilatados, requiere tratamientos libres de aceite que deben aplicarse dos veces al día.

El cutis seco: Necesita productos que acaben con la suciedad y además que estimulen la producción de lípidos para hidratar el rostro. Las leches limpiadoras son las más indicadas para este tipo de piel.

El cutis mixto: Requiere de productos que limpien, hidraten y refresquen para estimular la producción de antioxidantes que eliminen todo exceso de grasa.

El cutis normal: Este tipo de piel necesita un producto hidratante que atrape la humedad de la piel.

Existen varias opciones para limpiar el rostro. Si te gusta viajar o te vence el cansancio por las noches, elige las toallitas húmedas que tienen un aceite limpiador que retira el maquillaje y todas las impurezas.

También hay productos en gel y espumas 2 en 1 que desmaquillan el rostro y los ojos y además tonifican tu piel.

Sin importar el producto que elijas, no olvides aplicarlo en el centro del rostro y extenderlo hacia los extremos y la raíz del cabello, dando prioridad a la nariz, la barbilla y la frente donde el maquillaje se acumula en las líneas de expresión y es más complicado de retirar.

Además de limpiar tu rostro, aplica un tónico para hidratar la piel y no te olvides del cuello y del escote, ya que ambas partes del cuerpo requieren los mismos cuidados que el rostro.

Add a Comment