Dile no a la piel acartonada


Algo que nunca debes olvidar es : “Hidratación es belleza

¿Alguna vez te has puesto a pensar en todo lo que a diario enfrenta tu piel y puede acelerar tu deterioro? Sol, viento, contaminación, condiciones climatológicas extremas, cambios hormonales, humo de cigarro. Son muchos los factores que envejecen tu piel prematuramente, y cuyo efecto se nota a simple vista.

Y es que, justo durante el proceso de envejecimiento, ocurren cambios moleculares, fisiológicos y estructurales caracterizados por la constante reducción en el tamaño y número de las células, así como por la baja del desempeño de muchas de sus funciones orgánicas.

El conocimiento de algunas de estas alteraciones, y el interés creciente por contrarrestar los signos del envejecimiento, es precisamente lo que ha dado lugar a la búsqueda y el desarrollo constante de tratamientos antiarrugas.


Si bien es cierto que actualmente existe una gran variedad de productos y procedimientos que luchan contra el deterioro y desgaste progresivo que sufre nuestra piel, la hidratación sigue siendo un aspecto básico en el cuidado y la prevención del envejecimiento.

El agua una gran aliada

El agua constituye entre 10% y 30% del contenido de la piel por lo que, sin duda, salta a la vista que es un componente indispensable para mantener su estructura íntegra y adecuado funcionamiento.

iAdemás recuerda que una piel que presente menos contenido de agua es áspera al tacto y es más susceptible a dañarse con traumatismos pequeñosl

Y aunque, por sí sola, la piel posee un complejo sistema que le permite mantener la cantidad de agua necesaria para llevar a cabo sus funciones, el hecho de exponerla constantemente al sol, a cambios climáticos repentinos y a un sinfín de sustancias y situaciones que forman parte de nuestro entorno, o simplemente al paso del tiempo, provocan un incremento en la pérdida de agua que se traduce en una piel “acartonada”.

Por ello resulta fundamental no perder de vista que la piel presenta diferentes características durante las diferentes etapas de nuestra vida, y si la hidratación y la protección contra el sol se vuelven un hábito cotidiano desde temprana edad, entonces podemos minimizar los efectos nocivos del medio ambiente, evitando así el daño acumulativo que sufre y la aparición de arrugas prematuras.

Aquí te compartimos algunos tips para mantener tu piel hidratada.

  •  Cada día asegúrate de beber una cantidad suficiente de agua para hidratar tu piel desde el interior
  • Es muy fácil mantener el balance natural de  humectación a cualquier edad, usa una lócion hidratante en tu piel, cremas hidratantes que tengan ingredientes naturales, emolientes y antioxidantes, que dejen tu piel suave e hidratada.
  • Aplica  cremas hidratantes por el día y por la noche sobre la piel perfectamente limpia; distribúyela muy bien por todo el rostro y cuello para aprovechar al máximo todos sus beneficios.

Imagen: fashionandbeautypros.com

Add a Comment