Ducha, ¿relax o estimulante?


Agua fría para un cuerpo firme y tonificado o agua caliente para relajarte y dejar que los productos penetren ¿Qué ducha prefieres?.

Ducha caliente: para relajate y aplicarte tu tratamiento

  • Exfolia tu piel para que absorba bien los beneficios del tratamiento posterior. Con la piel sin impurezas, deja correr el agua caliente y que el vapor inunde la estancia.
  • Aplica una mascarilla adecuada a tu tipo de piel. El vapor abrirá el poro dejando el cutis en las mejores condiciones de receptividad para asimilar los principios activos.
  • Para relajarte, deja que caiga sobre las vértebras cervicales agua tibia y que, poco a poco, vaya saliendo más caliente. No te aclares con agua fría, seca suavemente tu piel y reposa acostada o sentada

Ducha fría: tonifica y da firmeza

  • Empieza con agua tibia y acaba con un buen chorro de agua fría. Puedes incluso focalizarlo a presión sobre las zonas con celulitis para movilizar la grasas, que es una práctica habitual en los centros de talasoterapia y se conoce como chorro subacuático.
  • Asímismo, el pecho se verá beneficiado si eres capaz de darte un masaje en movimientos circulares con el agua de la ducha lo más fría que aguantes.