Ejercicios para adelgazar los brazos


brazo.jpg Hay muchas cosas que puedes hacer para cambiar esos brazos flácidos por otros más fuertes y tonificados. En primer lugar, un plan alimenticio bien equilibrado es fundamental para comenzar a dar forma a un cuerpo flácido. Si no estás seguro sobre lo que debes comer, consulta con un dietista o nutricionista profesional.

Una vez que ya tienes tu plan alimentario, el próximo paso es coordinar tu rutina de ejercicios. Asegúrate de tener alguna actividad física la mayoría de los días de la semana. Intenta practicar ejercicios, al menos, treinta minutos tres veces a la semana en forma moderada. Si no estás ni remotamente cerca de este mínimo, comienza lentamente a incorporar el ejercicio en tu vida. Para una intensidad moderada, puedes incluir ejercicios cardiovasculares como caminatas a paso rápido, patinaje en roller, jogging, andar en bicicleta, etcétera.

El entrenamiento con peso y la actividad cardiovascular son necesarios para mejorar tu estado físico general. Los resultados positivos pueden apreciarse cuando ambos son incluidos en el entrenamiento. Recuerda, no obstante, que el entrenamiento de fuerza te ayudará a tonificar, pero no a librarte del exceso de grasa corporal en un área específica, por ejemplo, en tus brazos.

Existen muchos ejercicios que puedes hacer para fortalecer y tonificar tus brazos al mismo tiempo. Aunque no concurras a un gimnasio, podrás practicar los siguientes ejercicios en cualquier otra parte.

Bíceps

Curl concentrado

– Siéntate sobre una bola de ejercicios ligeramente inclinada hacia delante.

– Mantén tus músculos abdominales contraídos y el pecho hacia fuera. Tu codo debe pegarse a la parte interna de uno de tus muslos y mantenerse estable en esa posición.

– Levanta el peso directamente hacia arriba, concentrándote en el músculo que estas trabajando.

– Detente cuando la mancuerna se encuentra a 90º desde tu codo y comienza a efectuar el movimiento de descenso.

– No relajes el brazo completamente cuando hayas terminado la repetición y vuelve a subir.

Curl alternado

– Con una mancuerna en tu mano izquierda, ponte de pie con ese brazo colgando a tu costado, y con tus palmas enfrentando a tu cuerpo. Tu brazo derecho se ubica detrás de tu espalado.

– Manteniendo las palmas mirando hacia el interior, levanta el peso en tu mano izquierda directamente hacia el hombro izquierdo.

– Contrae el bíceps en la parte superior del movimiento y sostén la posición durante un segundo.

– Regresa a la posición inicial lentamente.

– Repite este movimiento con el brazo derecho.

– Debes notar que el movimiento es similar al que haces cuando empleas un martillo.

– Asegúrate de tener las muñecas firmes durante todo el movimiento, enfrentando siempre a tu cuerpo.

Curl predicador

– Puedes practicar este ejercicio usando un banco inclinado o un banco para bíceps.

– Ubícate detrás del banco con una mancuerna en tu mano izquierda usando una empuñadura frontal.

– Deja que tu brazo cuelgue fuera del banco, con la parte posterior de tu brazo superior recostado sobre el banco.

– Lentamente lleva hacia arriba la mancuerna como si pretendieras tocar tu hombro con la misma.

– Regresa lentamente a la posición inicial y repite luego con el brazo derecho.

Curl con barra de pesas

– De pie, separa las manos al ancho de los hombros y toma la barra. Si tomas la barra desde el suelo, asegúrate de doblar las rodillas para levantar el peso.

– Comienza con los brazos rectos, con los bíceps totalmente extendidos y con tu torso ligeramente hacia delante.

– Sube el peso hacía arriba contrayendo los bíceps. Durante el movimiento, mueve tu torso de regreso de manera que quedes totalmente recto.

– Baja el peso de regreso a su posición original asegurándote que los bíceps estén totalmente estirados. Repite el movimiento.

32 Comments

Add a Comment