Ejercicios para no dormirte en la oficina


¿A quién no le ha pasado que a mitad de la jornada laboral ansía que las horas pasen muy rápido para llegar a casa a reponer el sueño?

Quedarse dormida en la oficina es algo común cuando no disponemos de las horas necesarias para descansar o después de una comida abundante en carbohidratos.

Necesitamos dormir en promedio de 7 u 8 horas diarias. Pero quienes duermen mal, pasan todo el día cansadas y la tendencia a quedarse dormidas en la oficina puede desembocar en una mala calidad en el trabajo.

Dormirse en horas de trabajo no es la imagen que quieres transmitir, ¿verdad? Por ello, debes mantenerte activa, sentarte con la espalda recta y evitar que tu silla sea muy cómoda, porque será tu peor enemiga en caso de que estés a punto de dormirte.

El ejercicio es la clave que te ayudará a reactivarte y olvidarte del sueño. Hay una rutina con ejercicios de flexibilidad que puedes realizar en tus horas de trabajo para evitar quedarte dormida y activarte nuevamente.

LÉVANTATE Y ESTIRA TU CUERPO

1. Sentada en tu silla, estira todos tus músculos. Al mismo tiempo que te relajas, ventilas tus pulmones, ya que realizas una respiración más profunda. También lo puedes hacer de pie y levantar los brazos bien arriba. Repite 4 veces, alternando sentada y de pie.

2. Párate bien derecha, levanta y baja la cabeza de modo que logres estirar bien el cuello. Gírala lentamente hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Repite 5 veces.

3. Tira los hombros hacia atrás. Levanta tu hombro izquierdo y luego relájalo llevándolo lentamente hacia abajo; haz lo mismo con el hombro derecho. Hazlo 5 veces.

4. Párate de lado en tu silla, con tu brazo derecho bien estirado toca el borde; pasa tu brazo izquierdo por encima de tu cabeza, estirando lo más que puedas, regrésalo a la posición inicial, repite 8 veces. Haz lo mismo con tu brazo izquierdo.

5. Toca el respaldo de la silla o el filo del escritorio. Lleva tu pie derecho hacia arriba, a la altura de tus glúteos; sosten lo con tu mano y trata de llevarlo lo más alto posible. Repite 8 veces. Alterna con tu pie izquierdo.

6. Apóyate nuevamente en tu silla y realiza medias sentadillas terminando en punta de pie; recuerda mantener tu espalda recta. Haz una serie de 10.

Add a Comment