Elegancia masculina en Paris


pasarelamodahombre.jpg La elegancia, chic, desinhibida, a veces radicalmente femenina, otras viril, casi siempre sorprendente, continuó hoy ejerciendo su poder sobre las pasarelas de las colecciones masculinas de París, que este martes cerrarán sus puertas.

Más allá del medio centenar de desfiles programados en los cuatro puntos cardinales de la ciudad y la treintena de citas a tomar, con otros tantos modistos, esta semana indumentaria de cinco días reúne las propuestas y tendencias más variadas en tres salones de creadores, Area, Rendez-vous París y Tranoi Homme.

Son lugares en plena ebullición, de donde pueden surgir algunas de las tendencias que marcarán furor y que en ellos puede contemplarse desde sus primeros esbozos.

Rendez-vous Paris, con algo más de medio centenar de artistas y creadores reunidos en un antiguo hotel, se diferencia de los demás porque es el que hace una mayor selección y en el que entran un menor número de firmas, explicaron a Efe sus portavoces.

Por su instalación, con el mobiliario y objetos habituales en este tipo de acontecimientos, de las sillas a las perchas o los colgadores, sistemáticamente plateados con papel de aluminio de cocina, destaca una conocida firma neozelandesa, World.

Junto a su colección coloreada, el diseñador empapeló igualmente objetos que nunca suelen estar a la vista y que, en cierta forma, también suelen quedar ocultos, como la plancha y la tabla de planchar.

Justo frente a esta presentación que no pasa desapercibida, destaca lo que podría ser la nueva versión del abrigo “Matrix” verano 2006, negro, por supuesto, con pasamanerías, larga cola y cuello vampiro, ideado por Licentious.

No es, sin embargo, lo más vistoso de esta pequeña exhibición, fundamentada en prendas negras y, a veces, blancas, pues los representantes de la empresa forman un conjunto escultural, sentados ante la mesita donde el resto de sus colegas dejan tarjetas, fotos y documentos sobre sus creaciones.

Todo este material aquí bajó al suelo, a los pies de dos concentrados jugadores de ajedrez, absortos en su tarea, casi inmóviles y, en todo caso, ajenos a todo lo que ocurre a su alrededor, al parecer.

Via El Universal

Fotos Hola
Más foto en Hola

Add a Comment