Elegir correctamente un fotógrafo para tu boda.


boda

No lo dudes: si hay una figura clave el día de tu boda , ése es el fotógrafo. El álbum de fotos es todo cuanto queda una vez se ha acabado el último pedazo de tarta y has despedido al último invitado. Por eso no está de más dedicar algo de tiempo extra a escoger al artista, la persona que se encargará de dar forma a nuestro personal book de fotos, y elegir cuidadosamente el estilo con el que queremos que diseñe el resultado final. ¿Quieres saber las claves para tener un álbum de bodas de diez?

  • Lo primero de todo: haz una lista con todas las fotos que consideres ‘imprescindibles’. Así, el fotógrafo tendrá una guía de tus gustos y preferencias sobre la que trabajar, y no echarás en falta ningún momento inolvidable una vez tengas delante el álbum terminado. Fotos tuyas mientras te arreglas y pones el vestido, fotos del bouquet, los anillos, el coche, los invitados, los menús, la tarta… Todos los detalles son importantes.
  • Elige el estilo de tu álbum antes de la boda. Aunque no verás el resultado hasta mucho después, es importante que el fotógrafo tenga claro desde antes qué estilo de álbum quieres, para que pueda tomar instantáneas de acuerdo a tus gustos.
  • Convierte a tu fotógrafo en un auténtico paparazzi, y dale carta blanca para que tome instantáneas de todo aquello que considere importante: desde una invitada arreglándose el tocado antes de entrar en la Iglesia, hasta una foto del padrino paseando nervioso momentos antes de la ceremonia, estos pequeños detalles le darán un aire muy cálido y familiar a tu álbum, haciendo de él una auténtica delicia que disfrutar una y otra vez con el paso de los años.
  • ¿Blanco y negro, sepia o color? Ya seas una romántica empedernida, una novia a la antigua usanza o una amante de las últimas tecnologías, no está de más solicitar al fotógrafo copias en blanco y negro, color e incluso sepia, de momentos puntuales de la boda. ¿Las ventajas de cada uno? Las de color resaltan todo el esfuerzo que has puesto en que todo combine a las mil maravillas. Utilízalas para retratar pequeños detalles, como el pastel o las flores. Las fotos en blanco y negro, por el contrario, aportan un toque romántico: resérvalas para las tomas destinadas a vosotros juntos como recién casados. Por último, reserva las de tipo sepia para el vestido: sus tonos marfil le darán un aspecto muy sofisticado y vintage.
  • ¿Papel o soporte digital? Si es posible pedir ambas, no te lo pienses: aunque el formato digital es perfecto para enviar el álbum a quienes tenemos lejos, y permite compartir todas y cada una de las imágenes con nuestros invitados sin disparar el precio de las copias, no hay nada como poder sentarte en una tarde lluviosa con tu álbum sobre las rodillas, y recordar tu gran día pasando página tras página.

One Response

Add a Comment