Enemigos de tu cabello.


A veces, en nombre de la moda y con tal de lucir sensacionales, no nos damos cuenta de que lo que le hacemos a nuestro cabello es un verdadero atentado y acabamos por arruinarlo. Así que si aún no eres consciente de cuáles son esos actos terroristas que pueden atacar tu cabello, checa los 5 principales para que los evites.

  • No despuntarlo: Sabemos que amas y adoras tu cabello largo, pero si no lo despuntas por lo menos cada mes y medio, las puntas maltratadas se irán abriendo sin que te des cuenta y acabarán por estropear hasta casi la mitad del largo de tu pelo y, entonces sí, tendrás que cortártelo mucho para que salga todo lo maltratado.
  • Llevarlo a la moda… aunque no te quede: Muchas chicas se lanzan a la aventura pidiendo el corte, luces o tinte de alguna famosa en particular sin asegurarse de que el cambio les quede bien a ellas. El resultado puede ser desastroso. Por ello, si quieres un cambio radical lo mejor es que te pongas en manos de un experto y dejes que sea él quien te aconseje qué es lo que te favorece.
  • Decolorarlo: Si lo que quieres es un tinte más claro que el tono natural de tu cabello y necesitas una decoloración, por lo que más quieras, ve con un profesional. Ni se te ocurra decolorar tu cabello en casa con agua oxigenada, porque el daño ocasionado tardará meses en salir.
  • Lavarlo con agua caliente: Una de las cosas más dañinas para tu cabello -y en general para todo el cuerpo- es el agua muy caliente. Entonces, si quieres mantenerlo sano, fuerte y brillante, lávalo con agua templada y, de preferencia, dale un último regaderazo de agua fría, ya que así se cierran los poros y evitas que se te caiga.
  • Utilizar los mismos productos: Tu cabello tiene sus ciclos, por lo que utilizar el mismo shampoo o los mismos productos siempre es un grave error. Es como si usaras un shampoo anticaspa por el resto de tu vida sólo porque una vez padeciste caspa… ¿absurdo, no? Lo ideal es que estés al pendiente del estado de tu pelo, ya que su condición va cambiando, incluso según el tipo de alimentación. De esta forma sabrás cuál es el producto indicado de acuerdo a cómo se encuentre en determinado momento: reseco, normal, algo graso o con algún problemilla.

One Response

Add a Comment