Enemigos invisibles de la piel.


Especialmente la de la noche, porque durante el transcurso del día ciertos factores y los enemigos invisibles que te rodean se confabulan y ponen en riesgo la salud y belleza de tu piel. Veamos:

¿A quiénes te enfrentas?

  • El polvo y la contaminación ambiental: Se acumulan sobre tu rostro y pueden aliarse con las bacterias que producen el acné y generar la aparición de los terribles barros.

  • Tus dedos: Tocarte la cara frecuentemente (de forma consciente o inconsciente) hace que se propaguen las bacterias que hacen que los poros se inflamen e irriten.
  • El maquillaje: Sí, te ayuda a ocultar imperfecciones durante el día, pero puede bloquear los poros si no lo retiras antes de dormir.

¿Ves por qué la importancia de lavar tu cara especialmente antes de acostarte? Y claro, para asegurarte de que realmente eliminas cualquier suciedad y exceso de grasa acumulada, debes hacerlo con un producto de limpieza adecuado.

Add a Comment