¿Eres una madre estresada?


Para una madre es dificil de escaparse del estres, por eso es importante plantarle cara con ideas, terapias y todo tipo de recursos que permiten llevar una vida más plena y feliz. Por eso aquí te decimos como sobrellevar el estres.

  • Respirar hondo. Dedica tan sólo unos minutos diarios a respirar profundamente puede reestablecer la armonía interna, y aliviar el estrés de manera notable.
  • Un momento zen. Vive el aquí y ahora, y hazlo con conciencia. Este concepto se aplica a cualquier actividad diaria, hasta la más cotidiana, como cepillarnos los dientes. En vez de hacerlo de forma mecánica, con la cabeza saltando de un pensamiento a otro, prueba a concentrarte en cada movimiento.
  • El poder del color. La cromoterapia se define como el uso de los colores para mejorar la salud y reestablecer la armonía del organismo. Puedes hacer algo tan sencillo como sentarse un momento con algo de estos colores ante sí, fijándose en ellos o cerrando los ojos y visualizando objetos de estos tonos.
  • Volver al vientre materno. ¿Por qué no disfrutar de una sesión en los nuevos tanques de flotación que comienzan a multiplicarse en España? Consisten en cápsulas donde uno flota en agua enriquecida con sales, siempre a temperatura corporal, acompañadas por música y luz relajantes, imitando la experiencia de calidez e ingravidez que se siente durante la gestación.
  • Reequilibrar la energía. El masaje shiatsu se basa en la activación de los meridianos de energía, buscando reequilibrar el organismo. Este masaje se realiza vestido, con el terapeuta recorriendo con los dedos esos canales que, no se pueden ver, sino palpar. Este masaje no es relajante, pero sí lo son sus efectos, ya que mejora el estado general del organismo.
  • Yoga, ejercicio para cuerpo y alma. El yoga es una disciplina milenaria que obtiene cada vez más adeptos en todo el mundo basada en una combinación de posturas o asanas que se realizan de forma secuencial, acompañadas por respiraciones, meditación y relajación, lo que permite mejorar tanto la figura como el espíritu. Su práctica es idónea para atacar el estrés, mejorar la flexibilidad, mantener a raya todos los trastornos autoinmunes, potenciar el bienestar y, en general, sentirse sencillamente mejor.

2 Comments

Add a Comment