Errores en una entrevista de trabajo.


Gustar y convencer, eso es lo que queremos en una entrevista de trabajo, pero el mismo anhelo de conseguir el empleo puede hacer que nos descarten para el puesto ¿Cómo? Observa los errores que más se repiten por el deseo de gustar y evitarás caer en ellos:

Información sobrecargada
Si bien es interesante informarse sobre la empresa para la que queremos trabajar, así como conocer el sector al que pertenece, no hay que abrumar con la información. Una exposición detalladísima y minuciosa puede agobiar al entrevistador y hacerte parecer pretenciosa.

Limítate a recopilar la información indispensable, aquella que denote tu interés por la empresa, que se note que te has informado lo suficiente.

Bla,bla,bla…
Aunque debes mostrar una actitud abierta, no cometas el error de hablar mucho, porque también eso puede avasallar a tu interlocutor. Además, hablar en demasía puede denotar tanta inseguridad como quedarse en blanco. Más aún, debes ser consciente de que una persona muy habladora da la imagen de poca discreción, y eso tampoco gusta mucho a los entrevistadores.

Aspecto artificial
Puede que hayas cuidado mucho tu vestimenta y tengas un aspecto muy pulcro, pero recuerda que no debes pasarte. No elijas unos tacones demasiado altos, con los que no estés acostumbrada a andar… porque ¡se va a notar! Tampoco te ates un gran lazo en el cuello, a modo de corbata femenina en un intento de ir vestida “de oficina”.

Si quieres evitar la artificiosidad, tu look tiene que ser correcto y discreto, y lo principal es que te sientas a gusto con él. Incluso si tu forma de vestir es muy informal y no estás cómoda con un traje sastre, ni con una americana, puedes salir del mal trago probándote este tipo de ropa unos días antes de la entrevista, a modo de ensayo.

Candidata desesperada
Nunca está de más telefonear a la empresa una vez hecha la entrevista para saber la impresión que has causado, si tienes posibilidades y, en caso afirmativo, saber cuál es el siguiente paso. Hasta aquí, bien, pero siempre con mesura, no hay que parecer desesperada y llamar enseguida o insistentemente.

Add a Comment