Esponjas de baño


ducha

Para muchas personas, la esponja de baño es un complemento de la higiene diaria tan importante como el jabón, razón por la que cada vez puedes encontrar más opciones. Vamos a intentar ayudarte a elegir.

Las esponjas pueden dividirse en naturales y sintéticas. Dentro de las primeras se encuadran las hechas a base de crin, lufa o sisal, así como las esponjas marinas, generalmente dedicadas al cuidado de la delicada piel del bebé. Las segundas, si bien suelen ser más económicas, son a menudo de menor calidad.

Más allá de ayudar simplemente a repartir el jabón para limpiar la piel, las esponjas de baño pueden ser un complemento más que eficaz para realizar un micromasaje durante la ducha. Basta con elegir texturas algo rugosas y usarlas con gestos circulares y ascendentes, siempre en dirección al corazón, lo que ayuda a estimular la circulación. Aquellas que resultan ligeramente rasposas, como la lufa, son una buena manera de exfoliar la piel más áspera, como es la de rodillas, tobillos o codos, así como de potenciar la suavidad de piernas y brazos, pero siempre sin exagerar ni irritar la piel.

Por higiene, conviene que las esponjas sean de uso individual, sin compartirlas entre toda la familia, así como dejarlas en lugares aireados, donde puedan secarse entre cada uso.

Add a Comment